Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

jueves, 17 de abril de 2008

LAS REALES INTENCIONES DEL CASTRISMO

Según la AP “El gobierno cubano lanzó el miércoles una fuerte advertencia a los líderes del exilio y funcionarios estadounidenses que promueven un cambio de sistema en la isla, y aseguró que no abrirá espacio para "adversarios, quintacolumnistas y mercenarios internos''.

En los últimos días, como reacción a las risibles medidas del gobierno cubano, han salido declaraciones, análisis, enfoques y llamados a la reconciliación nacional con los actuales gobernantes. Ninguno de esos analistas tuvo en cuenta la reaccionaria y recalcitrante posición del gobierno castrista.

Pues bien, aquí la tienen.

Las reales intenciones del castrismo son la no aceptación de ninguna relación con los que llama “adversarios, quintacolumnistas y mercenarios internos''. Dijo más “Granma”. Dijo que están preparados para dar una contundente respuesta a los planes del exilio y la disidencia interna.

Eso es una declaración de guerra total. Que están preparados para ahogar en sangre cualquier intento de reconciliación nacional o de interacción con esas fuerzas.

Los que soñaron con cambios reales y acercamientos constructivos se tendrán que tragar sus palabras. No hay manera de tratar con los asesinos.

Las intenciones de esa mafia, es mantenerse en el poder a toda costa y a todo costo. No importa que mueran miles de cubanos. Esa siempre ha sido la posición de los comunistas. Jamás permitirán ningún contacto con los “enemigos y mercenarios”. Esa ha sido la línea de Fidel Castro desde que tomó el poder y, toda su estrategia fue quemar los puentes de cualquier acercamiento. Quedar como una plaza bunkerizada y armada hasta los dientes.

Son decenas de miles los crímenes. Y el miedo los paraliza. No hay ningun análisis racional, ecuánime y moderado para salvar nuestra nación de su caótica situación actual. No son los intereses del pueblo cubano, de buscar una transición pacífica y una completa reconciliación de todos los segmentos que configuran el entramado nacional de nuestra isla. Sólo la fuerza, la represión, el odio y el terror. Esas son las líneas tácticas para mantener su estrategia de poder absoluto e impune.

En el curso de los últimos casi cincuenta años, se han comportado como potentados que lo pueden todo. Su arrogancia no tiene límite. Han arrasado, humillado y destrozado a nuestro pueblo. No son la compasión, la piedad, la humildad, el raciocinio y la inteligencia características de los comunistas en el poder. Es la fuerza bruta, el odio, la crueldad y una sanguinaria y despiadada manera de responder siempre, a cualquier otra concepción que no responda al pensamiento único e impune de Fidel Castro y su pandilla de delincuentes.

Esa idea mesiánica e irresponsable, esa agenda totalmente impune y fracasada, ha dirigido los destinos de la nación cubana por medio siglo. Ha llevado al país a la catástrofe que hoy vive.

El periódico Granma lo ha ratificado ayer con todas sus letras.

Tanto el exilio como la disidencia, tendrán que prepararse para la continuidad de la guerra. Se necesita un sólido frente unido, porque vendrán tiempos peores, de más terror, represión y más estado de sitio para los que luchan por una solución pacífica nacional. Se necesitará una enorme solidaridad internacional con las fuerzas internas, que son la carne de cañón de la cárcel, el exilio y la muerte.

Durante más de cuatro años, - en la década del 70 - se me encomendó la tarea en la Universidad de Oriente, de estudiar, analizar y compilar el pensamiento de Fidel Castro. La característica más sobresaliente de toda aquella asquerosa berborrea, era una paranóica consecuencia de pensamiento. No he leído nunca un pensamiento tan consecuente. Y ese pensamiento consecuente hasta la muerte, es el pensamiento que hoy sigue rigiendo los destinos del país. La nación cubana no está en ese pensamiento. Lo que constituye el fundamento de esa abstracta parafernalia, es el real y concreto mantenimiento del poder. La gran estafa marxista como sustrato de la obcecación del poder. Se pueden morir millones de cubanos, en una lucha fraticida. A esos energúmenos nada de eso le importa.

Esos estudios y, la experiencia de los rostros malévolos de la represión, me llevaron a una conclusión, que expuse en una entrevista para el diario abc, de España, en diciembre de 1994:

“Fidel Castro entró a tiros al poder, y a tiros hay que sacarlo”

La experiencia de la transición en España, que estudié con pasión, y la vida de la democracia en Canadá, me llevaron a reconsiderar esas palabras. Por ello, opte por una busqueda pacífica de las transformaciones de mi país, y me afilié al Partido Socialdemócrata de Cuba. He luchado y apoyado el camino pacífico de la transición.

Ese irresponsable editorial del periódico Granma, me han hecho preguntarme… ¿Serán ciertas aún mis palabras de 1994?

No tengo respuesta. De corazón, espero haberme equivocado. De lo contrario, la guerra, la ruina, el caos y la narquia se apoderarán aún más de mi querida isla. Ya se ven los primeros brotes.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.
martes, 15 de abril de 2008

Comunicado / "Agenda para la Transición"


Un grupo de 18 disidentes se ha reunido bajo la idea de Martí: "Juntarse, palabra de orden", y se ha creado la "Agenda para la Transición", que es un mecanismo de trabajo conjunto de las principales personalidades de la oposición interna, con un Grupo Coordinador y un Secretariado Pro Tempore.

Entre los objetivos que se han trazado esta: buscar vías para acelerar y encauzar la transición; apertura de espacios que permitan el fortalecimiento de la sociedad civil y la semilla de la pequeña empresa privada; elaboración de propuestas para el periodo en que estamos, antes de la transición; creación de un grupo ad hoc para estudiar la realidad jurídica existente y de que forma se transgreden las leyes, en la búsqueda de mecanismos que permitan movilizar la población a favor de los cambios; entre otros.

Se determino que sean considerados miembros post mortem los siguientes luchadores por la democracia: Miguel Valdés Tamayo, Mario Chanes de Armas, Eusebio Peñalver Mazorra y Gustavo Arcos Bergnes. Así como nombrar miembros de honor a todos los presos políticos.

No obstante, el Grupo sigue enfocado hacia el objetivo principal, que une a toda la oposición interna, que es la liberación incondicional de todos los presos políticos y el cese de la represión contra los opositores pacíficos y contra toda la sociedad.

Estamos convencidos de que el proceso inevitable de la transición que se avecina en Cuba, debe transcurrir en una atmósfera de reconciliación de nacional, con justicia y sin olvido. Así mismo valoramos altamente el papel fundamental del exilio, como parte de la nación cubana, en esta lucha tan larga y dolorosa.

También estamos emplazando al Gobierno, para que publique los textos de los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que firmo recientemente y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Reconocemos y apoyamos el trabajo de otras organizaciones y proyectos que buscan los cambios de forma pacifica, aunque sus lideres no formen parte en estos momentos de esta Agenda para la Transición. Las puertas siempre estarán abiertas.



Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Ciudad de La Habana, 11 de abril del 2008.

viernes, 11 de abril de 2008

AGENDA PARA LA TRANSICIÓN


Los representantes de la disidencia interna, incluyendo a mi Partido, el Partido Socialdemócrata de Cuba, han dado un paso más para la coordinación de trabajos, ante el proceso de sucesión gubernamental en Cuba.

No sé los términos de tal coordinación, ni los planes que se discutieron, pero cualquier paso que se dé para la unificación de la dividida oposición interna, es bienvenida.

El comunicado de esta reunión, establece la posibilidad de diálogos con el gobierno, aunque éste, hasta ahora, se mantiene en su arrogante y desdeñosa posición de desconocer y vilipendiar a los que se oponen a los planes dictatoriales de los comunistas. ´

Para mí, más importante que dialogar con el gobierno, es trabajar con la juventud cubana, cada vez más contestataria y rebelde, ante la enajenante situación a que ha sido sometida, bajo agendas que no tienen nada que ver con sus intereses.

Sólo se podrá doblegar la tiránica arrogancia de los gobernantes,

si la disidencia amplía su campo de trabajo a estos sectores emergentes, de tremenda fuerza en los destinos futuros de nuestro país, y los gana para la causa. Entonces, el gobierno se verá obligado a una transición verdadera, en reconciliación y paz, que defina y opte por un modelo de economía y democracia totalmente diferente a la dinosáurica agenda del actual régimen.

Y es que, hay algo en común entre la disidencia y esa combativa juventud: el tiempo del control y la impunidad absoluta de los castristas para imponer una utopía fracasada, ha terminado.

No hay marcha atrás, despues de medio siglo de asesinatos, encarcelaciones, destierros y bancarrota del modelo comunista para Cuba.

No hay marcha atrás para las aspiraciones de la juventud cubana, de vivir en democracia y en el pleno goce de sus derechos humanos, políticos, económicos y civiles. No es sólo la disidencia la que está quebrando las murallas del bunker castrista. Es también esa juventud que está empujando con toda fuerza, para acabar con todo el control totalitario sobre la vida de nuestro pueblo.

Ahí están los bloggers de esos jóvenes, haciendo trizas las cadenas de la Internet y el libre flujo de la información. Ellos saben que la información es poder y, sobre todo, el poder de transformar esas arcaicas, arbitrarias y viles estructuras impuestas a la fuerza bruta a nuestra isla. El mismo proceso está ocurriendo entre la juventud universitaria y en otros sectores poblacionales. Ya nadie cree en Fidel ni en Raúl, ni en esa osificada dirección comunista, que ha perdido el rumbo y no tiene nada nuevo que ofrecer a la nación cubana.

Creo que este no es el momento de hablar con el gobierno. Este es el momento de trabajar arduamente con nuestra juventud, y encausar su descontento para derribar la arrogancia y la impunidad del poder. Cuando esto se logre, a ese gobierno no le quedará nada más que hacer. Tendrán que sentarse a conversar o sufrir las consecuencias de un total estado de desobediencia civil, dirigido a las radicales transformaciones que se necesitan.


Después de 21 meses de sucesión y promesas, nada a cambiado. Las tímidas medidas tomadas son maniobras sin futuro. El gobierno trata de jugar sus cartas. Pero esas no son las cartas de la juventud, el pueblo y la oposición. Queremos transformaciones radicales en lo económico, lo político y lo social. Queremos libertades y derechos verdaderos.

Desmontar ese régimen de oprobio, que ha sumido al país en la tragedia más grande de su historia, es nuestro objetivo final. Paso a paso, con inteligencia y principios, con estrategias aglutinantes y un fuerte trabajo de unidad, lograremos alcanzar lo que nos proponemos.

Sé que, en las condiciones de control e impunidad del poder, el trabajo de la disidencia es extremadamente difícil. Pero la disidencia ha demostrado su carácter y su resistencia en estos más de 20 años de lucha. Cuando se comenzó, eran cientos. Hoy son miles y mañana serán millones. Será una fuerza imparable, con la cual habrá que contar.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá
viernes, 4 de abril de 2008

DESDE LA FURIA: MI CONDICIÓN DE CUBANO


Este mensaje es para el troglodita y tullido Ministro de Relaciones Exteriores de Castrolandia. En este mensaje, quisiera utilizar todo el obsceno arsenal del habla cubana. Pero la decencia me lo impide, aunque quizá use alguna leve licencia.

Tus asquerosas palabras acerca de los que son cubanos, merecen una protesta mundial de los nacidos en esa tierra, desterrados por tu régimen criminal.

La pantomima de la reunión con emigrados cubanos – aunque no sé si eso existió en realidad o es un show de la contrainteligencia castrista – no representa absolutamente nada. Esos cuatreros segurosos con los cuales supuestamente te reuniste, no pueden firmar ningún documento, sin el consentimiento de las comunidades cubanas en el exterior.

Para esos que como tú - según las valientes palabras del arzobispo de Santiago de Cuba, Monseñor Pedro Meurice Estíu – “confunden la Patria con un Partido y, la nación con una ideología”, son estas líneas llenas de furia.

Soy cubano no solo por nacimiento, sino porque mi abuelo, Flor Camejo, luchó contra el forajido, bandolero y delincuente gallego, padre de tus jefes en el lejano 1895. A él le debo una patria libre, independiente y democrática, fuera de los dominios de España.

Mi condición de cubano no se la debo a esos gallegos asesinos llamados Fidel Castro, Raúl Castro y a toda esa pandilla anticubana, que tomó el poder en Cuba a tiro limpio, y de la cual, tu eres uno de sus más odiados perros falderos.

Soy cubano de estirpe mambisa. Soy de esa genuina aristocracia que creó la nacionalidad cubana. Esa condición tú, lameculo de los Castros, no la tienes, ni la tienen esos gallegos asesinos y criminales, que se roban las riquezas de mi patria, matan, encarcelan y destierran a su antojo y que han llevado al país al colmo de la abyección, la indignidad y la vileza.

Tú, que arrastrándote como una babosa culebra ante los Castro, llegaste a ese cargo, constituyes una ignominia y una afrenta a la nacionalidad que Flor Camejo me dejó como herencia sublime, como el don más bello y blasón de honor, que siempre llevaré con orgullo.

¡Jamás firmaré un documento donde esté tu firma sin estirpe! ¡Jamás estaré del lado de los que como tú, representan lo más servil, rastrero y vil del castrismo!

Y espero con impaciencia, el futuro democrático y libre de la nación cubana. Entonces, tendré el placer y el maravilloso gozo, de verte desterrado de por vida, de la Patria de Flor Camejo y de Asdrúbal Caner Camejo.

Tú, mercenario anticubano, serás – si alguien con dignidad no te mata antes – una prostituta errante en España, quizá en Galicia, donde se refugiarán tus dueños. Y allí les seguirás lamiendo el culo.

Si me entero de que alguna vez vienes a Ottawa, me verás frente al Parlamento, protestando por la asquerosa indignidad de tu visita. Serás persona non grata, para los cubanos que tenemos el decoro que tu no tienes.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.
miércoles, 2 de abril de 2008

Y SIGUEN LAS BURLAS

He aquí – hasta ahora – las últimas “reformas estructurales” de Raúl Castro:


  • Venta de tostadoras (se
    inventaron hace 70 años)
  • venta de ollas de presión
    (Idem)
  • venta de reproductores
    de DVDs
  • venta de computadoras
    (en Cuba no hay Internet)
  • venta de teléfonos celulares
    ( en moneda dura cash CUC)
  • abolición parcial del
    apartheid turístico (Idem)
  • renta de autos (Idem)



No sé si olvido alguna otra
“reforma”.


Digo que es una burla, porque un
pueblo de mendigos, no puede comprar esas cosas en CUC, que es moneda
dura y ajena, para el cubano de a pie.


Me da la impresión de que, todas
esas medidas, están diseñadas para que el bolsillo del exilio cubano
las pague. Supongo que las líneas telefónicas entre el Bunker y Miami,
Madrid y otras ciudades del destierro, estén saturadas: ¡ Etelvina…manda
plata que etamo ganando!!


Desde el principio de la Sucesión
Imperial, lo dije: no esperen nada. Son cambios cosméticos. Será una
nueva farsa. Darán unas sobras más, para acallar los ánimos, pero
más nada.


¿Resuelven estas medidas los gravísimos
problemas de la sociedad cubana?


¿Para qué tostadoras, si no hay
pan? ¿Para que las ollas arroceras, si no hay arroz? ¿Para qué las
computadoras, si no hay Internet? ¿Para qué celulares, si sólo unos
pocos – los hijitos de la Nomenklatura
– podrán pagar con CUC?


¿Para qué las aperturas de los
hoteles – donde una noche puede costar entre 60-185 CUC
– cuando la gente gana 12-16 dólares por mes? Bueno, rectifico,
será muy bueno para “las hijas de las noches” de
Fidel Castro, las jineteras.


Nada de esto resuelve la terrible
tragedia del pueblo cubano. Simple entretenimiento para los siervos.
Mientras tanto, la mafia se afianza en el poder. El PAI (Poder de la
absoluta Impunidad) necesita tiempo, otros 50 años, para las
“futuras transformaciones socialistas”.


Las medidas radicales para una efectiva
transformación económico-social de Cuba, comienzan con la eliminación
de la propiedad estatal sobre todos los medios de producción y, la
reestructuración de todos los sectores económicos del país. Y seguiran
con la abolición de los poderes dictatoriales que se ejercen contra
nuestra sociedad. La libertad económica y la libertad política conducirán
a la libertad civil y a la transformación democrática de la isla.



Esas
son las verdaderas reformas estructurales que necesitamos. Lo demas
es pura demagogia.


Y no creo que los actuales desgobernantes
estén dispuestos a inmolarse. Es un problema de instinto.



El pueblo de Cuba tendrá que esperar
otros 50 y luego otros 50 y después otros 300 más.



Hay un proverbio chino que dice:
“ La más alta montaña se sube, dando el primer paso”



Al parecer, en Cuba, hay muy pocos
chinos.


Un abrazo.


Asdrúbal Caner Camejo


Representante del PSC


en Canadá.












































video

LAS REFORMAS QUE CUBA NECESITA

Ayer, el economista Omar Everleny, del Centro de Estudios de la Economía Cubana, en una entrevista con la BBC, planteó el proceso de descentralización, como una de las medidas importantes que se están acometiendo.

No dudo de la importancia de la descentralización de la economía cubana. El problema radica en cómo acometer ese proceso.

El hecho de que ahora los municipios tienen en sus manos la toma de decisiones sobre la agricultura, es totalmente insuficiente y carece de significado.

El señor Orlando Lugo Fonte, Presidente vitalicio de la ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) señaló que la entrega masiva de tierras, mejores precios y la descentralización, son el trípode central de la nueva reforma agraria de Raúl Castro.

Al parecer, la reforma radica en crear miles de minifundios de cinco caballerías, a partir de las tierras ociosas, mientras el gobierno mantiene en sus manos el 80% de las tierras, para lograr que grandes corporaciones hagan inversiones en esas propiedades del Estado. Eso está condenado al fracaso, y lo explicaré más adelante.

Si los mejores precios que dice el señor Lugo, se refieren al pago de la leche a los productores a $2.50 el litro, esto tendrá un efecto mínimo, si no se establece una moneda única. Los costos del manejo ganadero no pueden cubrirse con esos dos pesos y medio, ni los campesinos saldrán de su actual pobreza. Solo servirá para desestimular ese sector de la economía. Lo mismo ocurrirá en la producción de otros renglones como el café, tabaco, frutos menores, arroz, etc.

Si el actual gobierno no retoma el articulado de la I Reforma Agraria, que daba hasta 50 caballerías a los productores, nada se conseguirá. Solo una agricultura basada en empresas de tamaño medio - que puedan agruparse para la comercialización, así como la eliminación de intermediarios, y con manejo de recursos suficientes de fuentes privadas – podrá impulsar un desarrollo vertiginoso de la producción agrícola, para el consumo nacional y la exportación.

La entrega de hasta 50 caballerías de tierras en usufructo, y trabajadas de manera descentralizada e independiente, permitirá la recaudación de una masa considerable de impuestos para el Estado.

Eso si sería una verdadera reforma y descentralización agrícola.

La agricultura cubana necesita de una reforma radical y profunda. Ahí está el reto de la producción azucarera, destrozada por las absurdas y descabelladas ideas de F. Castro.

Lo mismo se puede decir para los otros sectores de la economía. Si el señor Raúl Castro piensa que, creando cuentapropistas se puede alcanzar los niveles productivos que necesita el consumo y los servicios nacionales, los cubanos tendrán que esperar por otros 300 años, para ver sus necesidades satisfechas.

La reforma radical entraña la eliminación o reducción de la propiedad estatal y la creación de empresas privadas, con una mínima intervención del gobierno, considerando esa intervención en el campo de la política fiscal, como base para la redistribución – no igualitaria, pero si solidaria – de la riqueza de nuestro país.

La reforma radical significa también la eliminación de la dirección y manejo vertical y burocrático de los precios. Que sea el mercado quien determine los precios en la economía. Cualquier economista en Cuba sabe que, el manejo subjetivo y burocratico de los precios, ha sido una de las causas principales del desastre de la economía cubana. No digo que el Estado no pueda intervenir en ciertas circunstancias, pero sólo en situaciones extremas. La ley del valor regula y decide los precios. Ningún hombre, por muy arrogante que sea, podrá echarse esa tarea en sus hombros, excepto que ese hombre se llame Fidel Castro. Miren el tamaño del fracaso de sus “geniales ideas”.

Si se quiere eliminar la extrema dependencia del comercio exterior y de las remesas petroleras del loco venezolano, hay que acometer una transformación completa de la economía nacional.

¿Se atreveran los actuales dirigentes de la isla a acometer esas medidas radicales?

Yo lo dudo. Pero, el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos. Casi no les queda tiempo. Medidas cosméticas podrán calmar las furias por un tiempo. Pero un día, todo se va a volina.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Economista. Ex Profesor de la Universidad

de Oriente.

Representante del PSC

en Canadá

martes, 1 de abril de 2008

VERTIGO

NOTA DE CAYOCANASISLAND:


Pido permiso a Cubanet, para reproducir
este excelente artículo de Jorge Olivera Castillo, periodista disidente
de mi querida patria.


Sus comentarios incisivos, punzantes
y bien escritos, los busco todos los días. Habla con elocuencia y elegancia
de una realidad que le desborda y le da nauseas: la realidad castrista
de todos los minutos que vive o sobrevive en la isla-bunker. Una prisión
llena de excrecencias por todas partes: en la cuadra, en el vecindario,
en la ciudad, en todo el archipiélago y en las personas, que como zombies.
arrastran sus penas y calamidades por el purgatorio, sin chistar.


Asdrúbal Caner Camejo




Vértigo


Jorge Olivera Castillo, Sindical
Press


LA HABANA, Cuba, abril (www.cubanet.org) - Podrían decir que soy un acerbo crítico.
Habrá quien me tilde de redomado inconformista. No me tomarían por
sorpresa otras voces queriendo echar combustible sobre mis pánicos.
¿Qué si tengo miedo? Pues claro. Debo admitir que mis pánicos no
son un estorbo. Hace tiempo dejaron de ser esas fieras indomables. Los
diviso en mi conciencia, dóciles y juguetones. No muerden, ni desgarran.
Obedecen sin chistar la orden de aquietarse o empequeñecer hasta la
mínima expresión. Esas palabras, antes muy útiles, para que los temores
me mordieran el alma. Hoy pasan inadvertidas entre mi selva de neuronas.
“Contrarrevolucionario”, “gusano”,
“malagradecido”, “mercenario”. Nada de eso me estremece.


Los artesanos de la infamia siguen
con las mismas herramientas y rutinas. No logran productos de trascendencia.
La materia prima sólo les alcanza para facturar las podredumbres de
siempre y su razón sigue siendo un trozo de sombras.



Mi elección los saca de sus casillas,
pero nunca podré ser un paladín del fraude. Digo lo que pienso, soy
un portavoz de lo que percibo en el barrio y sus alrededores. ¿Por
qué quieren que me cobije bajo las alas del silencio? ¿Cómo ser auténtico
aplaudiendo en lo que no se cree? ¿Es posible la integridad a partir
de un viaje sin final por la órbita de la farsa?


Vuelvo, sin pensarlo, a la senda
de una realidad que la prensa oficial apenas roza en su carrera por
llegar a convencer al lector. Entre párrafo y párrafo desaparecen
las aristas incómodas. Todo queda
con un final feliz como en los cuentos de hadas.


Ahora hay leves asomos a la crítica.
Reproches enanos entre problemas gigantes. ¿Qué se puede conseguir
poniendo en el colimador cualquier asunto social irresuelto, mientras
se continúa a merced de una ideología que estimula conductas y estilos
de vida basados en la indeferencia, la doble moral y la enajenación?

Por mas que intento encontrar un hálito de esperanza, no hago más que tropezar con pedruscos y cáscarasde plátano. No es una metáfora. Esos son parte de los adornos de callejuelasy avenidas. Lo más trágico de esto es la existencia de miles de contribuyentes a esas comarcas del caos.


La gente saca a sus animales domésticos
a evacuar sus necesidades fisiológicas en la vía pública. Los residuos
de la limpieza del hogar descienden de balcones y azoteas sin previo
aviso. El desagüe albañal es un detalle familiar en cientos de vecindarios.

En algunas barriadas muy pobres ya es costumbre defecar sobre periódicos
y en la noche dejar el paquete en cualquier sitio.



Un anciano resopla su flema por
uno de sus orificios nasales, cubriéndose el otro para aumentar la
presión de salida. Lo hace con la naturalidad de un infante a escasos
metros de un grupo de personas. Hay protestas tibias, señal de que
la acción no es grave. Un síntoma de que la miseria profunda y prolongada
cauteriza la sensibilidad.

A ritmo de reguetón llega el crepúsculo. La música hace temblar las
paredes del edificio. Los decibeles se desbordan por las bocinas y llenan
los apartamentos. Seis horas bajo el asedio rítmico y no aparece el
final del aquelarre. Nadie puede escuchar la programación televisiva.
A los jóvenes no les importa.



-¡Que se fastidien, hoy es mi cumpleaños!
-señala el homenajeado como si fuera el dueño del mundo.


Se
escucha un escándalo. Entre el griterío sobresale un tropel de groserías
en varias tonalidades. Son un par de mujeres que se lían a golpes y
se tiran de los pelos.



Una queda en paños menores. Las
dos están descalzas. A pleno día ocurre el incidente. Todo fue por
disputarse el puesto en la fila para comprar las dos libras de papas
per cápita que reparten por la libreta de racionamiento.

La educación formal es una figura esotérica. Algo que el socialismo borró de las historia de Cuba. Sobrevivir es una estación fija.

Un cuchillo de doble filo que deja el sentido común colgado de las
terribles circunstancias.



Cuba me causa vértigo. No llego a desfallecer por la necesidad de mantenerme despierto en la jungla.

Tengo que retratar con palabras algunos capítulos de las tragedias,
aunque insistan en decirme contrarrevolucionario. Mis miedos pude domesticarlos,los deseos de ejercer la libertad de expresión no. Esas fieras son indómitas, tenaces y de hambres pantagruélicas.

Google search

Google