Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

domingo, 15 de abril de 2007

INVOLUCIÓN DE LAS ESTADÍSTICAS DE CUBA

No pretendo hacer una historia de las estadísticas en Cuba. Trataré de escribir algunos comentarios históricos y disgregaciones, sobre el proceso de transformación de las estadísticas económicas, sociales y poblacionales en nuestro país, hasta el presente. Asunto complejo y muy difícil. Una Misión casi Imposible.

La recopilación inicial de datos históricos durante la época colonial se llevó a cabo a través de la Real Hacienda y la Casa de Contratación de Sevilla. Los primeros datos: el oro y luego, el comercio de los productos de importación y exportación de la isla.
En 1774, resultado del rápido crecimiento después del dominio inglés, se hace el primer Padrón o Censo, que incluía a la población, los ingenios, las fincas y los productos de estos. El principal ramo de exportación era el azúcar, 2 millones de pesos anuales , las mieles y el aguardiente. En 1791, otro censo demostró un incremento de 100 mil habitantes en menos de veinte años. Le siguieron censos de 1817, 1827, 1841, Noticias estadísticas de 1862, censos de 1883, 1891 y 1899, que mostró una población de 1,5 millones de habitantes. Otros Censos fueron los de 1907, 1919,Censo de población y estadistica industrial y agrícola de 1931, Censo de 1943, que incluye las viviendas por primera vez, y 1953, último antes del castrismo.
Bajo el castrismo se llevaron a cabo censos en 1970, 1981 y 2002, publicado tres años despues de su realización.

El proceso de mejoramiento y rigurosidad metodológica de las estadísticas cubanas, pueden situarse en 1946, a partir de la creación del Fondo Monetario Internacional, de la que Cuba es miembro fundador y la creación del Banco Nacional de Cuba en 1948.
Cuba contaba con uno de los registros económicos, contables y financieros más rigurosos que tenía el sistema estadístico del país, los Anuarios Azucareros, publicados respectivamente por la secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo y por Cuba Económica y Financiera.

Como he señalado en otros artículos, las transformaciones de la propiedad entre 1959 y 1965, los cambios, fusiones y mutaciones de las empresas en este periódo, así como la existencia de dos sistemas de dirección de la economía hasta 1977,y la eliminación de las relaciones monetario-mercantiles, comenzaron a crear graves problemas en las estadísticas nacionales.
Un golpe demoledor a este sistema, fue la llamada “lucha contra el burocratismo” en 1965, que sacó del trabajo a miles de contadores y analistas financieros y cerró la carrera de Contabilidad en las Universidades. Al desmantelarse el excelente sistema de contabilidad y estadísticas de los años 50, se creo un procedimiento llamado “Registro Económico”, de mediciones físicas, que no llegó a implantarse propiamente.
Prácticamente no existía el Presupuesto y la Junta Central de Planificación tenía una función meramente decorativa. Tanto en la JUCEPLAN como en cada Ministerio, se creó la “Dirección 1”, dirigida por un Coronel u otro alto Oficial de la Inteligencia cubana. Objetivo: manipular toda la información estadística para “desinformar al Enemigo”
Entre 1959 y 1980, las estadísticas de comercio exterior, Balanza de Pagos, créditos, inversiones y otras categorías relacionadas con la economía, eran segmentadas y, en general, se chequeaban a través de los acuerdos bilaterales entre Cuba y los países socialistas y se hacían por medio de una moneda artificial, el rublo convertible, en el marco del CAME. Las estadísticas en monedas duras (dólares, yen, etc) eran muy fragmentarias y no confiables.
Toda esta época fue el periódo de los famosos y fracasados “Planes de Fidel”: él los creaba y los financiaba directamente, sin intervención de la JUCEPLAN.
La CEPAL tenía que tragar buches de sangre para aceptar las estadísticas del país, que unas veces era a Precios Corrientes de 1981 y otras, a Precios Corrientes de 1996, con verdaderas aberraciones metodológicas sin explicación ni fundamentos.
Hasta que llegamos al 2005: el Ekonomo en Jefe quiso cambiar todo el sistema estadístico de la ONU, basado en el Sistema de Cuentas Nacionales, por su propia y grandiosa Metodología.
Fue la gota que colmó el vaso. La CEPAL se nego a aceptar sus engendros estadísticos y, desde entonces, no aparece en los balances anuales de la misma.

¿Cómo pues, creerle al Ministro de Economía de Cuba, cuando dice, a voz en cuello que, “Cuba no falsea sus estadísticas, ni las manipula con fines electorales. Se atiene responsablemente a los sistemas estadísticos reconocidos internacionalmente y defiende su derecho a que se reflejen sus logros, limpiamente, sin acudir jamás a la mentira o al engaño”? (Informe sobre los resultados económicos del año 2006 y los Lineamientos del Plan Económico y Social para el año 2007, presentado por el vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación José Luis Rodríguez”
En el próximo artículo, hablaré de mi experiencia personal en la recogida de informacion en los Complejos Agroindustriales azucareros de Cuba. Una verdadera proeza investigativa.

No se puede engañar todo el tiempo a todo el pueblo. La mentira, como sistema institucionalizado en Cuba, tendrá pronto su fin.

Y entonces, al fin, sabremos la verdad.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá

Google search

Google