Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

lunes, 1 de noviembre de 2010

Reclamo contra el embargo comercial. Nueva versión corregida y aumentada.

El reciente alegato de condena al embargo comercial de Estados Unidos presentado por del Canciller cubano ante la ONU, se trata de una nueva versión “corregida y aumentada” de todos los anteriores panfletos que fueron literalmente dictados por Fidel Castro, para ser leído por su empleado de turno en la tribuna internacional.

El discurso en el que se desbordan la hipocresía y la mentira, esta estructurado siguiendo esa manida posición de victima que asume la dictadura cubana, ante el imperio, en nombre de un pueblo al que todos sabemos que, hace ya mucho tiempo la cúpula cubana no representa, pero del que han vivido como parásitos durante mas de medio siglo.

No pretendo abundar en detalles pero es necesario aclarar y sobre todo desmentir los aspectos tan contradictorios y falaces que utiliza este vocero del régimen, para apoyar su demanda y condenar a Estados Unidos, como si fuese el único culpable del desastre económico en el que se encuentra hoy la nación caribeña.

Es una indiscutible realidad que mientras Cuba, por decisión de Castro, dependió como parasito, de la desaparecida URSS y el llamado campo socialista, nunca tuvo entre sus prioridades el reclamo hacia medidas de acercamiento comercial con Estados Unidos, por el contrario, la historia demuestra que, el régimen siempre boicoteo todo intento de proximidad con la nación del Norte, tentativas que se dieron por iniciativas de algunos presidentes que han ocupado la Casa Blanca, pero la respuestas cubanas siempre fue, propiciar una crisis para retroceder, enfriando un posible dialogo y manteniendo el enfrentamiento y la tensión, tan beneficiosa a las ideas y propósitos del tirano Castro.

En las escuelas cubanas, desde los primeros años de la revolución y por orientación de la mas alta dirección del gobierno, se nos pretendió inculcar el odio hacia la nación vecina del Norte, se nos enseño como doctrina que, el sistema de gobierno de Estados Unidos y su economía, así como los hábitos y costumbres de esa sociedad son como un cáncer para la humanidad y deben ser borrados de la faz de la tierra si queremos alcanzar un mundo mejor, ese pensamiento aun esta vigente en quienes dirigen la política de Cuba.

Fue a finales de la década de los 80 y principios de los 90, coincidiendo con la desaparición de la URSS, que el embargo comercial, rebautizado por Castro como bloqueo se convertiría en una herramienta políticamente muy útil, para la tiranía castrista de ahí que su mención sea constante y reiterativa en todo foro internacional a partir de esas fechas y que se mantenga como campaña de propaganda interna y externa del aparato ideológico del régimen con carácter permanente.

El desgobierno cubano ha logrado ciertamente aislar a los Estados Unidos en la votación de condena al embargo, lo que para satisfacción de castristas y colaboradores coloca a esta nación como victimaria y a la pequeña isla como la heroica victima que resiste el boicot del gigante imperio, como ya señalamos, el embargo es también utilizado por el gobierno de Cuba para justificar ante su pueblo, todo el historial de desastres de una economía que se hunde , por su ineficiente y caprichosa dirección,

el embargo mantiene viva la histórica confrontación de los Castro con los gobiernos norteamericanos y permite siempre radicalizar, aun mas, las posiciones de la dictadura cubana.

El canciller cubano esta muy bien instruido en esa estrategia , él desciende de quien fuera un privilegiado dirigente comunista cubano, Carlos Rafael Rodríguez, militante de la vieja guardia, quien oportunamente se unió a la llamada Revolución, se alineo junto al tirano Castro, esforzándose desde el principio en propiciar y mantener una muy estrecha relación con la URSS, vínculo que convertiría a Cuba en el primer aliado del bloque comunista en este hemisferio y como se repetía en aquellos años de la guerra fría, con intención retadora; “ en la primera trinchera de la lucha antiimperialista en America”

Remitámonos, ahora al preámbulo de la Constitución Cubana de 1976 y comprobaremos el servilismo que en ella se expresa a la extinta Unión Soviética, cuando, en la ley fundamental de la patria, se enaltece la amistad y hermandad con esa nación haciéndose mención directa y privilegiada de su nombre en el texto constitucional. En el Capitulo I; del mencionado documento, donde se definen los fundamentos políticos y sociales del estado cubano, específicamente en los artículos; 12 y 13 se pueden apreciar claramente, el carácter beligerante, intolerante y confrontacional del régimen cubano.
Art. 12. La República de Cuba hace suyos los principios del internacionalismo proletario y de la solidaridad combativa de los pueblos, y
a) condena al imperialismo, promotor y sostén de todas las manifestaciones fascistas, colonialistas, neocolonialistas y racistas, como la principal fuerza de agresión y de guerra y el peor enemigo de los pueblos;

b) condena la intervención imperialista, directa o indirecta, en los asuntos internos o externos de cualquier Estado y por tanto, la agresión armada y el bloqueo económico, así como cualquier otra forma de coerción económico y de injerencia, o de amenaza a la integridad de los Estados y de los elementos políticos, económicos y culturales de las naciones;

c) califica de delito internacional las guerras de agresión y de conquista; reconoce la legitimidad de las guerras de liberación nacional, así como la resistencia armada a la agresión y a la conquista, y considera su derecho y su deber internacionalista ayudar al agredido y a los pueblos que luchan por su liberación;

Ch.) reconoce el derecho de los pueblos a repeler la violencia imperialista y reaccionaria con la violencia revolucionaria y a luchar con todos los medios a su alcance por el derecho a determinar libremente su propio destino……

Si el vocero de la dictadura en funciones de canciller fuese honesto, debía esclarecer al mundo que parece tener muy poca memoria histórica que, antes de la desaparición del bloque conformado por la Europa del Este y Cuba, el embargo comercial de los Estados Unidos, era mas motivo de burla, que de preocupación para el Partido Comunista Cubano y su vitalicio Primer Secretario, que hacía depender a Cuba cada día mas del extinto bloque comunista.

Estas y muchas otras decisiones del castrismo no fueron impuestas al pueblo de la isla como consecuencia de la política norteamericana , como se ha pretendido hacer creer, sino como parte de la estrategia del joven Fidel Castro, devenido tirano y sus cómplices, para conformar un sistema político, que les permitiera realizar su sueño dictatorial y lograr la perpetuidad en el ejercicio del poder y en el caso especifico de Castro, algo que nunca negó y que consta en una carta escrita a Celia Sánchez, quien fuera su secretaria personal, su gran cruzada, que consistió en, una vez logrado el poder absoluto, utilizar a Cuba y su noble pueblo como avanzada en su lucha personal y directa contra Estados Unidos y todo lo que esa nación representa ,actitud que refleja mas el carácter psicopático del hoy anciano dictador que, su preocupación por los destinos de la nación que ha dirigido como su propiedad.

Pero regresemos al hipócrita reclamo, de Rodríguez, quien insiste en el argumento de la violación de derechos y libertades a los ciudadanos americanos cuando se les regula o impide viajar a Cuba, derecho del que por tantos años se ha privado a los cubano, sin que este “luchador social”, se moleste en mencionar o sea capaz de defender cuando se trata los ciudadanos de su propio país.

Muy humana es también la preocupación del canciller cubano por la salud del pueblo y la necesidad de equipos y medicamentos , aspecto de gran sensibilidad para todos , pero el Sr. Rodríguez tampoco ignora, como miembro de las altas esferas de gobierno que, en la isla existen diferentes niveles y calidades de atención medica que corresponden a grupos específicos de ciudadanos, así para los llamados dirigentes , hay servicios especiales, del mas alto nivel técnico y profesional, también para extranjeros existen clínicas especiales, a los que no tiene acceso el pueblo, esta realidad convierte en una quimera, los tan cacareados derechos a la salud y el humanismo de los dirigentes políticos cubanos, recordemos solo un caso que por su magnitud, trascendió la censura informativa, las atroces muertes por causa del descuido y abandono de mas de una veintena de pacientes en el Hospital Psiquiátrico de la Habana.

Pero el colmo de la falsedad se da cuando este señor intenta hacer creer que las, forzadas y tímidas medidas que el régimen aplica , son el resultado de la voluntad popular y del anhelo y la decisión soberana del pueblo cubano, entonces según Rodríguez, debemos creer que, dejar sin empleo, en seis meses, a medio millón de personas que dependían únicamente del estado, es un anhelo del pueblo, medio millón de ciudadanos que se verán muy pronto en la calle, con la opción de intentar sobrevivir montando pequeños negocios por su cuenta, actividades que, una vez fueron estigmatizadas y borradas de la economía cubana, por considerarse lesivas a los objetivos y la doctrina castro-comunista.

Me pregunto; ¿Cual es la voluntad y el consenso que el vocero oficial del régimen asume existe entre cubanos? Claro que, para la dictadura no somos cubanos los más de dos millones que andamos por el mundo, obligados por una “salida definitiva o una llamada deserción”, impuesta por un estado totalitario, sin poder visitar libremente nuestra patria, por las inhumanas regulaciones migratorias de la dictadura y privados de todo derecho a participar en la política nacional. ¿Olvida el canciller intencionalmente los cientos de miles de cubanos que, en la isla han sido y continúan siendo reprimidos y silenciados bajo amenazas por expresar opiniones políticas que no son las que él y sus jefes tan rabiosamente defienden?

¿Es que acaso todos los cubanos tenemos autoridad soberana, en una nación gobernada por un partido único, con una sola visión de futuro, cuya principal condición es mantener su poder a perpetuidad?

Es sencillamente obsceno que la dictadura cubana exija el levantamiento del embargo comercial, cuando en Cuba se bloquean e ignoran tan impunemente las libertades y los derechos de sus ciudadanos.

Resulta deshonesta y marrullera esa innegable necesidad que manifiesta el gobierno de Cuba y su partido comunista, del dinero y las inversiones de la tan criticada sociedad norteamericana, para según afirman, solucionar el rosario de problemas económicos y sociales que enfrenta la isla y continuar el mito de la construcción de un socialismo del que llevan mas de medio siglo sentando las bases.

El excelentísimo canciller cubano, se atreve a expresar, en las postrimerías de su alocución, sin el asomo de la mas mínima pizca de vergüenza que; “los cubanos pueden ser referente, en libertad, en el bienestar equitativo, en el consenso social y en la participación democrática de los ciudadanos en las decisiones del país”. Tamaña aberración, sin dudas, le merecen los aplausos y el reconocimiento de la vieja cúpula castrista.

No creo que nadie sea capaz de predecir con exactitud cual seria el rumbo político de la isla en caso de un incondicional levantamiento del embargo, pero nos consta que la dictadura cubana siempre ha sabido sacar ventaja a las ofertas incondicionales.

Entiendo que los países democráticos del mundo tienen todo el derecho de valorar y expresar sus criterios sobre el embargo comercial, pero me defraudan sus gobernantes cuando, junto a la desaprobación del embargo, que ya muchos coinciden sobredimensionar llamándolo bloqueo, no son capaces de y emitir y aprobar también, una resolución, para que el régimen de la isla deponga el inhumano bloqueo, el acoso y el cerco en que se han visto sometidas, por medio siglo, las libertades y los derechos del pueblo cubano.


Nelson Núñez Dorta.

Representante del PSC

en México

Google search

Google