Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

lunes, 24 de agosto de 2009

VENEZUELA Y HONDURAS: LAS DOS CARAS DE LA OEA.


En un artículo anterior yo había señalado acerca de la necesidad de Honduras de prepararse ante los conatos subversivos, las manifestaciones violentas y otras artimañas de los seguidores de Zelaya, apoyados con el dinero y otros suministros de Chávez. Todo eso y mucho más, está en los planes de Castro y Chávez para desestabilizar y crear condiciones para las condenas internacionales, en las cuales la OEA estaría a la cabeza.

Ahora, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su visita a Honduras ha dicho que hay " un patrón de uso desproporcionado de la fuerza pública, detenciones arbitrarias y control de la información dirigido a limitar la participación política de un sector de la ciudadanía". Es parte del guión castro-chavista.

Sin embargo, no ha dicho absolutamente nada sobre las golpizas a los periodistas venezolanos y la represión de la policía antidisturbios contra los manifestatantes opositores, que protestaban pacíficamente contra le Ley de Educación, impuesta a la fuerza por el gobierno de Chávez.

Tampoco ha dicho nada sobre las acusaciones de la delegación de la Oposición venezolana que se entrevistó con Insulza y otros responsables de la OEA en semanas recientes.

Ha mantenido silencio sobre los opositores que han tenido que pedir asilo en Perú, por la represión y el terror castro-chavista, como son los casos de Didalco Bolívar, ex gobernador de Aragua, Manuel Rosales, ex alcalde de Maracaibo, así como otro pedido de asilo del líder estudiantil Nixon Moreno.

Se han callado frente a las denuncias de fraude en el referendo de agosto de 2004, donde se aprobaría la reelección de Chávez.

En 2005 se realizaron las elecciones para la Asamblea Nacional. La oposición se retiró por su falta de confianza en las mismas y se produjo un 75% de abstención. En las elecciones para la presidencia en 2006, también se habló de fraude. A pesar de la importante derrota sufrida el 2 de diciembre de 2007, cuando el Referendo para cambiar la Constitución, Chávez ha obtenido poderes especiales para imponer su agenda de cambios socialistas, sin contar con el pueblo de Venezuela.

La OEA y la CIDH tampoco han hecho nada frente a las violaciones al derecho de expresión, y la represión contra los medios masivos de comunicación. Ahí están los casos de RCTV, Globovisión y la revocación de permisos a unas 285 emisoras de radio y televisión. No han prestado atención a las protestas del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) en defensa de las libertades de expresión e información. Según el ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, se trata de democratizar el uso del espectro radioeléctrico (...) y erradicar el latifundio radioeléctrico'', una manera muy singular de la nueva democracia totalitaria del golpista venezolano.

A pesar de los resultados de las elecciones para las gobernaciones, Chávez ha tratado de ahogar las cuatro gobernaciones y la Alcaldía Metropolitana de Caracas, que gano la oposición, quitándole medios financieros y promoviendo otros poderes administrativos bajo la dirección de Chávez. Antonio Ledezma, el Alcalde de Caracas, se ha tenido que lanzar a una huelga de hambre, frente a la represión de Chávez.

¿Y la OEA dónde estaba cuando pasó todo esto? ¿Y la CIDH dónde estaba? Silencio.

Es que de Chávez dependen Insulza y compañía. Si no se ponen a la orden del teniente coronel golpista, éste le vira la torta de las próximas elecciones en el seno de la OEA. Chávez no sólo tiene a sus chantajeados clientes del ALBA. También tiene bajo su bota militar a la OEA y sus organizaciones subordinadas. Simple y sencillo.

¿Qué dirá ahora la OEA y la CIDH sobre la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, que se pronunció contra la restitución del títere chavista Manuel Zelaya, según la propuesta del Presidente Oscar Arias para solucionar la crisis del país centroamericano? ¿Acaso van a acusar a la Corte Suprema de golpista?

La misión de la OEA que hoy llegó a Honduras, tendrá que aceptar, no sólo la decisión de la Corte, sino también, las acusaciones de la Fiscalía General de la República contra Manuel Zelaya. La Corte Suprema señaló, además que, cualquier amnistía política para Zelaya, – que propone el Acuerdo de San José – tendrá que ser de conformidad a lo regulado en nuestra legislación" y que "cualquier arreglo de tipo político debe pasar por el respeto a la legalidad y el control jurídico".

A pesar de la complicidad y la manipulación de la OEA y de los países del ALBA – por supuesto, bajo la dirección de los “demócratas” F. Castro y su alumno Chávez - para presentar la sustitución presidencial en Honduras como un Golpe de Estado, tanto la Fiscalía General de la República como la Corte Suprema de Justicia, ponen las bases para cualquier solución a la crisis hondureña, respaldando su decisión anterior de sustituir a Zelaya y procesarle por su conducta anticonstitucional.

No creo que los EE.UU. tomen ninguna otra medida contra los poderes legalmente constituidos en Honduras, quienes proponen esperar por las elecciones de noviembre de 2009, para solventar la actual crisis, provocada por Manuel Zelaya, y no por Roberto Micheletti ni ningún otro poder o institución en ese país.

La vicecanciller hondureña, Martha Alvarado, acaba de decir que Honduras tiene que ir “para adelante, qué vamos a hacer: vienen las elecciones, hay que fortalecer más la institucionalidad, aplicar la ley, combatir la corrupción. Ese es el reto de este gobierno, que es temporal, y de los políticos”.

Las principales propuestas del Acuerdo de San José, no tendrán ninguna aceptación por parte de las instituciones constitucionales de Honduras. Lo que resta es dejar tranquila a esa nación, para que organice su proceso electoral y, elija a las nuevas autoridades con el respaldo de la mayoría de los hondureños.

Cualquier otra posición sería para prolongar la crisis y, creo que está condenada al fracaso.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá

miércoles, 19 de agosto de 2009

CHÁVEZ Y LA FORMACIÓN DEL HOMBRE COMUNISTA


Mientras la oposición no se pone de acuerdo y la sociedad venezolana no consigue dar un golpe contundente contra Chávez, los planes marxistas de su Golpista en Jefe siguen viento en popa y a toda vela, bajo la dirección del Maestro de todos los Fracasos, Fidel Castro.

Después de lograr el dominio del Parlamento, el ejército, las Gobernaciones de la mayoría de los estados, y de nacionalizar, confiscar y arrebatar las propiedades nacionales y extranjeras en la industria, las telecomunicaciones, la radio, la TV, la prensa escrita y otros sectores, para crear el sector socialista de economía, ahora le tocó el turno a la educación.

Aún no ha dominado totalmente a la economía, y ya comienzan los fracasos. En una entrevista con BBC, el señor Jesús Farías integrante del buró político del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) admitió que un primer experimento en esta dirección, que consistió en rescatar empresas e incluir a los trabajadores como copropietarios, no dio resultado. Esto debido, entre otras cosas, a la falta de preparación por parte de los empleados y de supervisión por parte del Estado.

Ese es un modelo que no se puede decretar. Primero hay que crear las condiciones, educar a los trabajadores que viven alienados en el capitalismo. El hecho de que se monte una fábrica no significa que ya de por sí es socialista. Estamos en ese proceso de conformar una nueva modalidad de propiedad que nunca ha existido en Venezuela y requiere un elevado grado de organización y conciencia" (Ver BBCMundo: “Hugo Chávez S.A.”)

En ese mismo artículo de BBCMundo, el economista Alejandro Sucre expresó: "Los trabajadores no tienen capital y lo único que les interesa es cobrar su quincena, no son dolientes de la eficiencia de la empresa".

Chávez está usando tanto la dirección estatal, como la llamada Autogestión Obrera - utilizada por Tito en Yugoslavia, que fracasó como el dominio estatal de las empresas, en la ex URSS y en Cuba – para estructurar su economía “socialista”.

Si el programa de socialización de la economía y el control de la vida política y social de Venezuela por Chávez es peligroso, tan o más peligroso será también el dominio estatal de la educación.

Al pueblo de ese país, sólo le bastará por mirar de cerca la actual situación de la educación en Cuba, para darse cuenta del desastre que le viene arriba.

Se trata de lograr el control de las mentes de los niños, los adolescentes y los jóvenes en todos los niveles de la educación, en una estructura escolar sujeta a la doctrina marxista leninista del PSUV.

Lo primero que será necesario es aglutinar a todas las escuelas bajo este programa. Ya Chávez amenazó con cerrar y confiscar a las escuelas privadas, sino se subordinan al

"sistema bolivariano de educación" que se formará este año.

Según las mentiras de este hombre, la educación bolivariana es una "educación liberadora", cuyo objetivo es "cambiar la escala de valores capitalista por una centrada en el ser humano" y eliminar "la antigua educación que promovía el consumismo y el desprecio a los demás".

La segunda parte del guión castrista, es la preparación del personal docente, que será sometido a un lavado extremo de cerebro, sobre la base de una historia de Venezuela escrita por los vencedores chavistas.

Esto incluirá la creación de las Escuelas Bolivarianas de Instrucción Revolucionarias (EBIR) – ya hay varias secretamente trabajando - bajo la dirección del PSUV, que incluye escuelas municipales, provinciales y una Escuela Nacional para el lavado de cerebro de los militantes del Partido, la formación de “cuadros” de dicho partido y de la población en general.

Es decir, dentro de poco comenzará un gigantesco proceso de limpieza cerebral, para configurar la conciencia comunista y la subordinación absoluta al poder totalitario de Chávez. Será el comienzo de la eliminación del pensamiento libre, de la sociedad abierta y democrática venezolana, así como de las libertades y derechos de los ciudadanos.

De lo que se trata, por consiguiente, es dominar y fanatizar a las nuevas generaciones, con las grandiosas ideas comunistas de su Comandante en Jefe. Es una educación donde las palabras Libertad, Democracia y Derechos Humanos serán borradas de las mentes de los jóvenes venezolanos. Es la configuración de un robot megafónico, que repetirá al pie de la letra, las ideas, consignas y enseñanzas que les darán en esas escuelas, que más que escuelas se transformarán en ergástulas del pensamiento.

Ese guevarista “Hombre Nuevo”, utópico e idílico, le servirá a Chávez y su Nomenklatura para cosas muy concretas y nada utópicas: mantenerse en el poder por, al menos, medio siglo. También serán sus soldados del Servicio Militar Obligatorio – que vendrá muy pronto – para las guerras “liberadoras” en Suramérica. Serán sus miembros de las milicias bolivarianas; sus guardianes en los Comités de Defensa Bolivarianos (CDB); los militantes de las Juventudes Comunistas y las primeras infelices víctimas de los desvaríos totalitarios e imperiales del viejo golpista.

Pero, al menos, la juventud venezolana, el Hombre Nuevo del Chavismo tiene una ventaja con relación a sus iguales de Cuba: no tendrán que tirarse al mar y morir comidos por los tiburones, por decenas de miles, tratando de alcanzar las costas de los EE.UU. u otros países. Con 4 993 Km. de fronteras territoriales (2.219 Km. con Colombia, 743 Km. con Guyana y 2200 Km. con Brasil), podrán escapar con sus pies del “paraíso” socialista, excepto que Chávez construya un muro para evitarlo, cosa que veo improbable. No por Chávez, sino por algunas características geográficas muy difíciles en esas fronteras.

Con esa nueva Ley de Educación, le van cerrando el cerco al pueblo de Venezuela. La ventaja de Chávez – y de los nuevos Césares socialistas de Suramérica – es que los pobres, que son la mayoría, se forman esperanzas y creen en los discursos y promesas de estos caudillos. Pero como demuestra la historia de Cuba, en estos últimos cincuenta años, los caudillos no tienen la menor idea de cuál es el camino y cómo alcanzar el progreso y el bienestar para sus pueblos en el futuro.

Estoy absolutamente convencido que A. Latina necesita importantes transformaciones, para eliminar la pobreza, el analfabetismo y la injusticia social. Pero el camino del “Socialismo del Siglo XXI”, es la misma utopía que fracasó en la Europa del Este, China, Viet Nam, Corea del Norte, Cambodia y Cuba. Eso sería perder el nuevo siglo en inventos ideológicos, que sólo conducen al abismo.

Cuando el pueblo se da cuenta y despierta de sus sueños, ya es muy tarde: el futuro se ha convertido en un presente de desastre, caos y desamparo. A los caudillos sólo les queda la fuerza y la violencia, para mantener a los pueblos bajo la impunidad de su poder sin límites.

Esa es la lección de Cuba y su hombre nuevo, que por millones han huido de su isla. Y esa será la lección que, tarde o temprano, aprenderá Venezuela y los otros pueblos de América, que transiten los caminos de Fidel Castro y de Hugo Chávez.

Ese es el verdadero sentido de la nueva Ley de Educación de Venezuela. El pueblo venezolano aún tiene tiempo para detener los planes de Chávez, porque mañana, será muy tarde.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

miércoles, 12 de agosto de 2009

¡POBRE PÁNFILO!

La noticia salió en Cubanet: el famoso Pánfilo será juzgado por “Peligrosidad social pre-delictiva”, uno de los engendros jurídicos del castrismo, para meter preso a cualquier ciudadano que el régimen considere que le molesta. No importa que hayan firmado los Pactos de la ONU, de respeto a los derechos humanos: el comunismo no respeta ni sus propias ordenanzas, excepto que se diga algo en contra del pensamiento único del execrable Faraón antillano.

Juan Carlos Gonzáles, alias Pánfilo, dedico gran parte de su juventud al trabajo en la Marina Mercante. Quizá la propia degradación y casi desaparición de la Marina, otrora joya de la propaganda castrista, obligó a este pobre hombre a buscar otros horizontes. Pero no los encontró. En cambio, como casi todos los cubanos, encontró la miseria y el alcohol.

Y un día, en medio de una borrachera para recordar, y sin tener nada que comer, explotó:

¡Jama, aquí lo que hace falta es jama! ¡Aquí lo que hay es tremenda hambre! ¡Comida! ¡Acere graba ahí, que te lo dice Pánfilo en Cuba, que no dice mentiras! ¡Tremenda hambre!

Y todo fue filmado y puesto en YouTube, donde conoció las glorias de la fama inmediata. En cuestión de días, el humor cubano lo hizo más famoso que Madona y hasta llegó a ser pariente del Presidente de EE.UU.: Pánfilo Ojama. Y lo pusieron a cantar reggeaton en la famosa red de redes. Y le llenó el día de carcajadas a millones de cubanos alrededor del mundo.

Fue suficiente para las hordas totalitarias, que han desterrado hasta el humor de la isla bella. Y a su casa llegó el espanto de la soldadesca, la tenebrosa Seguridad del Estado y la Policía. Le hicieron la vida imposible. Como dijo en su segundo video: ”! Acere, estoy metido en tremenda candela! ¡Ustedes han hecho mucha plata, pero yo no he visto un kilo!”

Su familia está en la fuacata, en la prángana, vale decir, en una siniestra ordalía medieval de miseria y terror.

Pánfilo es el producto más vistoso del castrismo: el hambre, la pobreza y la miseria como instrumentos de dominación. Y el alcohol para no sentir, no pensar, no sufrir y, sobre todo, no hablar contra la dictadura militar.

Desde luego que esa mafia en el poder, esa gentuza excretal - perdonen la licencia poética - que todo lo manipula y lo llena de mentiras, no publica las exorbitantes estadísticas del alcoholismo en Cuba: hombres y mujeres, viejos y jóvenes y, ¡hasta niños! son grandes consumidores de bebidas alcohólicas.

Ese alcoholismo engendra violencia familiar y ha disparado las tasas de divorcio a límites insospechables, que tampoco la mafia publica. Como no publica las cifras de muertes productos del alcohol, las cifras de abortos o las cifras de embarazos prematuros en niñas y jovencitas del país. Todo eso es parte de una operación de escamoteo de la verdad bien vertebrada.

Pero Pánfilo es también la muestra de la escandalosa situación de los negros bajo la bota castrista. Ese segmento poblacional, el más vulnerable de la sociedad cubana, demuestra la cruda realidad del totalitarismo: decenas de miles en las ergástulas castristas, por delitos que no son delitos en ningún otro país. Cientos de miles en los peores trabajos, bien, pero bien lejos de los centros de poder, fuera del turismo y de los centros de las divisas, condenados a la prostitución y a la búsqueda ilegal en el mercado negro, de algunos recursos para la subsistencia y la sobrevivencia, bajo todos los límites de la miseria y la pobreza.

Los viejos y no tan viejos, durmiendo las borracheras en las calles o de “buzos y leones”, hurgando en la basura o las negras viejas, vestidas a la usanza del siglo XVIII, en las plazas del turismo extranjero, para buscarse la difícil moneda dura. Y los grupos de músicos, en una desenfrenada competencia para que les den algo de la moneda “del enemigo”.

La picaresca cubana ha contribuido a esta inmerecida situación de este pobre hombre.

Ahora, por lo menos, deberíamos expresar en toda la red, nuestra condena y profunda repugnancia contra los verdugos del totalitarismo y la solidaridad sin límites para Juan Carlos Gonzáles y su familia.

Al final, Pánfilo no cometió ningún delito. Decir que en la Cuba de los Faraones castristas, hay tremenda hambre, es una verdad de Perogrullo, que todo el mundo conoce.

Pero la represión de estas hordas de la infamia, no conoce de libertades ni derechos. Ahora su rencor va dirigido a este pobre hombre, cuyo único delito ha sido decir la verdad.

¡Libertad para Pánfilo!

¡Libertad para el pueblo de Cuba!

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

martes, 11 de agosto de 2009

¿POR QUÉ EL ARMAMENTISMO DE CHÁVEZ ?

chávez

El golpista venezolano, como casi todos los nuevos aspirantes a dictadores de nuestra América, tiene ahora como excusa para su rearme, el uso conjunto de bases colombianas con los EE.UU. Pero él no habla de uso conjunto sino, acerca del peligro que representan las nuevas bases gringas para Venezuela”.

Inmediatamente, las cotorras parlanchinas de Bolivia, Ecuador y Nicaragua, repitieron las acusaciones del gorila venezolano, quien más tarde declaró que Colombia está propiciando una guerra en Suramérica.

Este verdadero “Lord of the War” en A. Latina, acusa ahora a Colombia, de sus propios planes.

¿No se recuerdan ustedes de aquellas frases de F. Castro de que “con Cuba pueden contar todos los movimientos revolucionarios del mundo”? Lo de Chávez es el mismo camino y los mismos propósitos.

Pero… ¿cuáles son los miedos de Chávez?

Yo diría que varios.

La presencia de los EE.UU. en esas bases, puede eliminar la enorme participación de Chávez en el narcotráfico de las FARC.

Según el diario The Wall Street Journal EE.UU. considera que Venezuela se ha convertido en la plataforma de las FARC para exportar la droga. Venezuela se ha convertido en un importante centro de distribución de drogas en el continente, según un informe de la Oficina de Supervisión del Congreso de Estados Unidos

El otro elemento sería la enorme dificultad para el apoyo material – en armamentos sofisticados, municiones, ropas, alimentos, equipos electrónicos, etc. – a las violentas guerrillas de las FARC y al ELN, en lo cual tiene la ayuda de Correa.

El tercer problema vendría con la imposibilidad de ayudar a otros movimientos violentos en A. Latina, que puedan surgir en los próximos años, como podría ser el caso de Honduras, si no hay la solución que él y su fracasado maestro de La Habana quieren tener.

La cuarta –y la más importante- son las dificultades para armar a sus seguidores “bolivarianos”, para hacer frente al propio pueblo de Venezuela. Creado “el Enemigo” cualquier oposición sería considerada “mercenarios pitiyanquis, al servicio de los EE.UU.”

Según un artículo en el Blog de Martha Colmenares (Venezuela. Junio 26, 2007)

“Todo el que no esté con él, todo el que sea disidente, que se vaya comprando su seguro de pago de funeraria. ¿O acaso no dijo que iba a armar a sus seguidores? Y los exhorta a enfrentarnos. ¿Con qué? ¿A puño limpio? No, por eso necesita ir a Rusia a comprar más fusiles y por aquello del “patria o muerte”. En todo caso que se cuiden nuestros vecinos, y ya ese cuentito de la invasión del norte, no se la cree ni el mismo”. Sus planes son de adiestrar a unos 2 millones de milicianos venezolanos, para repeler una posible invasión "imperialista".

El cinismo de Chávez llega a los extremos. Mientras acusa a los EE.UU. de una posible intervención en Venezuela, hace una ofensiva antiamericana por su falta de intervención en Honduras, para que le devuelvan a su títere con sombrero. Por eso hoy, el Presidente Obama ha dicho que “Pedir la intervención directa de Estados Unidos para resolver el conflicto político en Honduras es un acto de hipocresía. Los mismos críticos que dicen que los Estados Unidos no han intervenido lo suficiente en Honduras, son las mismas personas que dicen que siempre estamos interviniendo y que los yanquis necesitan salirse de Latinoamérica

Los desfiles como muestra de fuerza militar son muy importantes, para el desarrollo del miedo colectivo, como aquel que hizo el 5 de Julio de 2006, cuando los soldados desfilaron exhibiendo los nuevos fusiles de asalto AK y el cielo de Caracas fue tomado por la poderosa fuerza aérea, incluidos los Sukhoi rusos. En esos planes también se incluyen la instalación de fábricas de armas, cazas rusos, helicópteros artillados, tanques, aviones de transporte militar, lanchas rápidas, submarinos, etc.

Las perspectivas son un amplio y profundo rearme y transformación de las FAN, para una guerra convencional o guerrillera. Recuerden la petición de Chávez a las FARC para preparar a sus reservistas para una guerra no convencional, “la guerra de todo el pueblo” castrista, que apareció en la computadora de Raúl Reyes, en poder de las autoridades colombianas.

El poder totalitario chavista se fundamenta en las armas y la violencia, aunque ahora predominen las “elecciones” y los “referendos”. Todo a su tiempo. Para eso está la masiva presencia de asesores militares cubanos en Venezuela, que dejarán “todo atado y bien atado”, como dice Raúl Castro.

La carrera armamentista de Chávez comenzó en 2001, a pesar de estas cínicas declaraciones en un discurso de 1999 que, no se podía comprar armas por los graves problemas sociales de Venezuela.

(Ver el documental de YouTube:)

http://www.youtube.com/watch?v=QSqRTaE0Jn4

Desde luego que prohibió la compra de armas en EE.UU. No podía comprar a su “Enemigo”, porque ese enemigo hubiera parado las ventas cuando descubriera los propósitos encubiertos del golpista. Por ello fue a la nueva URSS, digo a la nueva Rusia de Putin. Allí ha comprado más de 5 mil millones de dólares en armamentos y seguirá – ahora con más fuerza – armándose hasta los dientes. Se piensa gastar hasta el 2012, más de 30 mil millones, a pesar de que la pobreza, la delincuencia, la violencia urbana y los graves problemas sociales, se han disparado desde su toma del poder. No sólo comprar armas. Ha declarado que "Rusia tiene suficiente potencial como para garantizar su presencia en diferentes partes del mundo. Si las Fuerzas Armadas rusas quieren estar en Venezuela, serán recibidas calurosamente".

La presencia rusa sería una súper garantía para sus planes bélicos y expansionistas y para la defensa de su “Socialismo del Siglo XXI”.

También ha comprado 30 aviones AMX de entrenamiento de pilotos en Brasil, por 500 millones de dólares. Y en España, Bielorusia, China y otros países.

De acuerdo a los datos del Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo, en 2007 Venezuela se estaba gastando en armas el 1,3% de su PIB. Para 2009 al 2012, será mucho más.

Chávez está preparando condiciones para una agresión contra Colombia. Ayer ha acusado a Colombia de que sus tropas han cruzado la frontera y se encontraban en territorio venezolano, aunque dice que salieron pronto.

La presencia de EE.UU. impedirá esa locura. Después de la derrota de las guerrillas castristas, la región ha gozado de una paz bastante estable.

Dentro de los planes locos de Chávez – bajo la dirección de F. Castro – está la creación de una fuerza militar de la UNASUR.

¿Para enfrentarse a quién? En sus desvaríos militaristas – pura propaganda y manipulación comunista - piensa que EE.UU. hará una invasión a Venezuela.

¿Quién le va a creer semejante estupidez, cuando Cuba lleva 50 años de comunismo y, nunca los EE.UU. han tenido planes para una invasión, después de 1961?

Atacar a los EE.UU. es la táctica fracasada de F. Castro, que sólo ha convencido a sus seguidores comunistas en el mundo. Pero ha sido para destrozar a la oposición interna y, mantener a la población cubana en condiciones de verdadera esclavitud, sin libertades ni derechos y con mucha miseria.

El armamentismo de Chávez, es la copia al carbón de su maestro totalitario de La Habana. Pero como aquel, él también va a fracasar.

La sociedad venezolana está a tiempo de destruir los planes delirantes y peligrosos de este nuevo Calígula.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

jueves, 6 de agosto de 2009

CUBA: UN PUEBLO DESCONOCIDO.

En el artículo anterior (“Aves de mal agüero: medidas difíciles y nada gratas”) hable del pueblo de Cuba, como un pueblo desconocido. Claro que no me refiero a todo el pueblo, sino a aquellos que nacieron, se criaron y se educaron bajo un sistema verdaderamente abominable de formación de niños y jóvenes, la mayoría de los cuales se desarrollaron lejos de sus familias, en instituciones creadas para esos fines perversos, de destrucción de los valores y principios sobre los cuales durante más de doscientos años, se erigieron decenas de generaciones en el seno de las familias cubanas. Son los niños institucionalizados, los llamados sin familia. Tampoco diría que son todos, pero sí una parte significativa.

Recuerdo mi estancia en Miami como el inicio de ese súbito sentimiento. El viejo exilio casi no entendía el lenguaje de los recién llegados, ni su comportamiento, ni la falta de ética frente a la hospitalidad que sus familiares les brindaban: creían que podían vivir sin trabajar, a expensas de la familia por seculo seculorum.

Esta actitud llevó a las familias del exilio, a no querer saber nada de esos nuevos “exiliados”.

Y es que, el pueblo de Cuba vive totalmente enajenado. No sabe cómo se vive en el exterior y, piensan que todos somos ricos, porque así lo ven en las películas americanas. Para ellos, los dólares los producen los árboles y, están caídos en el suelo por todas partes, como las hojas del otoño. Y piden, piden y piden cada vez más.

No tienen ni la más remota idea de que, el 98% de los exiliados, son trabajadores, que tienen que trabajar muy duro para sostenerse ellos y sus familias. Y que cuando mandan dinero, están mandando parte importante de sus ahorros para el futuro.

El exilio ha visto con ojos asombrados, como esos “muertos de hambre”, salían a comprar motos, computadoras, videos, celulares y más de 300 mil ya han pasado por los hoteles de lujo de la Habana, Varadero y otras partes del país.

¿Son realmente muertos de hambre o son una horda de vividores del esfuerzo ajeno?

Cuando los familiares del exilio van a Cuba, deseosos de ver a los suyos, les sacan hasta el último centavo, sin sonrojo ni penas. Después vendrá la parte más amarga: pagar miles de dólares de sus tarjetas de crédito, saqueadas sin escrúpulos por personas que, en realidad, no quieren a nadie, como dice la canción.

Son muy pocos los padres, madres, abuelos y hermanos del destierro, que reciben una simple tarjeta de felicitación por sus cumpleaños, o por el día de los padres o madres. No una tarjeta: una simple y sencilla carta deseando felicidades y preguntando por la salud de sus seres desterrados.

Muchos de esos familiares desterrados, que han ayudado a los que quedaron en Cuba, se han muerto prácticamente solos y en la miseria, sin recibir nada de aquellos que fueron ayudados.

Cuando uno observa con detenimiento a ese pueblo, a esas personas, uno se da cuenta de cuan desconocidos son ellos y, se pregunta… ¿A dónde fue a parar la decencia, la delicadeza, la gentileza, la educación y los sentimientos de familia, los lazos de la amistad y los principios de la educación sentimental de esas personas? ¿Que ha pasado con la vergüenza, la conducta honrada, la compasión y el orgullo del cubano?

Pero no es sólo en el campo familiar: es simplemente en todos los campos de la vida. Hay un gran desprecio por el prójimo, por su comunidad y por su sociedad.

Ese es el hombre nuevo, un lobo solitario del sálvese el que pueda. Un individuo ignorante, vulgar, inmoral y de muchas caras, todas despreciables. Eso explica que muchas madres y padres, se sientan orgullosos de que sus hijas sean “jineteras” (prostitutas), todo porque llevan a la casa el dinero de su infamia. Es la bajeza como Escudo de Armas



Cuando llegan al exilio- como los casos de Dashiell Torralba y el último de Yotuhel Montané, incluyendo a los que se dedican al narcotráfico y los fraudes al Medicare – no se adaptan a la vida honrada y de trabajo. Buscan el dinero fácil y rápido, sin sacrificios ni tardanzas. Y se convierten en miserables, ratones, que tratan de vivir de los otros. En ellos, el robo, la avaricia y la “Dolce Vita”, son pergaminos de la honra.

Como escriben los periodistas independientes, ese ser desconocido no puede ver el bienestar y la felicidad de otra persona. Trata por todos los medios, de hacerle la vida imposible. Se vive de la envidia y por la envidia, del hacer mal por hacer mal. Hay un rencor profundo contra el vecino.

Ese es el mismo individuo que va a las concentraciones “revolucionarias”, a mover las banderitas y a gritar viva Fidel, y luego sale a preparar los robos que le permitirán vivir con la otra cara. No existe la conciencia ciudadana y una cultura cívica, que los empuje a luchar a cara descubierta por sus libertades y derechos. Hay un grupo muy reducido de ese pueblo, que tiene la vergüenza, los principios y el coraje para luchar no sólo por ellos, sino por todos los cubanos. Ellos son los reales héroes de la sociedad cubana.

El sistema castrista no solamente ha creado a este bochorno de individuo, sino que le ha educado en el miedo, la obediencia y la servidumbre. Las armas para crear a semejante individuo, son el hambre, la represión, el terror, las mentiras y la más absoluta desinformación.

Un futuro democrático en Cuba, tendrá que arar con esos bueyes.



Un abrazo.



Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá
martes, 4 de agosto de 2009

AVES DE MAL AGÜERO: “MEDIDAS DIFICILES Y NADA GRATAS''

No recuerdo, y creo que el pueblo de Cuba tampoco, algún discurso de F. Castro durante medio siglo, que no trajera malas noticias y peores condiciones para los cubanos de a pie.

Raúl Castro – que dice que no fue “elegido” para instaurar el capitalismo, aunque se sabe muy bien que no fue el pueblo de Cuba quien lo eligió, sino una orden militar de su hermano – sigue las huellas de su antecesor. Son las aves de mal agüero que han perseguido a los cubanos, durante decenas de años.

Recuerdo claramente los primeros años del 60, cuando comenzó la desaparición de las mercancías de los anaqueles de las tiendas y mercados. En esos primeros años, se sentaron las bases de las malas noticias: destruyeron todo lo positivo que había en la economía cubana, y comenzaron los planes e inventos de Fidel Castro, que todos, todos sin excepción, han fracasado. Comenzó el proceso de la Cartilla de Racionamiento (ley número 1015 del 12 de marzo de l962), que no era otra cosa que la distribución del hambre y la miseria. Aunque F. Castro dijo que era una medida provisional, aun se mantiene en vigencia después de 48 años.

En 1967, “Año del Viet Nam Heroico”, se desarrolló la llamada “Lucha contra el Burocratismo” que eliminó la contabilidad, a los contadores y a esa carrera en las Universidades. No había control de gastos e ingresos, costos y precios, balances contables o financieros. Ello respondía a las “geniales” ideas del terrorista argentino, muerto en ese mismo año en Bolivia, y de F. Castro. Fue el caos.

El año 68 fue particularmente desastroso. El 13 de marzo de ese año, en uno de sus grandilocuentes discursos, anunció la “Ofensiva Revolucionaria”, con la confiscación y nacionalización de las pequeñas y medianas empresas y, hasta de los timbiriches y carritos de venta ambulantes: fue el tiro de gracia a lo poco que quedaba de propiedad privada en el país y de iniciativa privada.

Después del fracaso de la zafra de los 10 millones en 1970 -que prácticamente paralizó al país - lo que vino de hambre y miseria para los cubanos, fue algo para recordar.

Entre 1960 hasta 1977 el gobierno cubano no tuvo un sistema de dirección de la economía: todo respondía a la improvisación y el voluntarismo de F. Castro, que los convertía en planes y más planes, sin ningún tipo de estudio de factibilidad. Era lo que se le ocurriera, no importaba la terrible situación de la población cubana, y las consecuencias que todo eso traería en el largo plazo para las finanzas del país.

Fueron los años de la gran ofensiva guerrillera en A. Latina, las intervenciones en África y otros eventos internacionales, que capitalizaron la atención del Dictador cubano y lo convirtieron en lo que quería su ampuloso ego: ser una figura mundial. Para él, ni la economía, ni la alimentación, ni la situación financiera del país era algo que le interesara. Su centro era la lucha contra EE.UU.

Y mientras tuviera los subsidios y suministros soviéticos, no había porque preocuparse. Para finales de los años 80 y principios de los 90, la deuda con la URSS alcanzó los 40 mil millones de dólares y otros 10 mil con el resto de los países socialistas, sin contar unos 13 mil millones con el Club de París: el país estaba totalmente endeudado y casi en quiebra, la que vino con la caída de la URSS en 1991.

Entre 1990 y el 2009, lo que ha vivido el pueblo cubano es simplemente indescriptible: se caen las ciudades, se destrozan gran parte de los 4 mil Km. de vías férreas, se destruyen las calles y carreteras, desaparece casi el transporte público, quiebra la agricultura estatal, se produce la debacle de la industria azucarera, se destruyen casi un millón de viviendas y hay un 75% del fondo habitacional que requieren urgentes y profundas reparaciones. Se necesitan más de un millón y medio de viviendas para eliminar la promiscuidad y la violencia en que se vive actualmente. La educación y la salud pública – otrora las joyas de la propaganda castrista – se hacen añicos. Ya comienzan los apagones y la reducción de lo poco que dan racionado.

La deuda ha seguido creciendo. La dictadura no puede recurrir a créditos, porque es totalmente insolvente y mala paga. Hay más de 200 empresas extranjeras en Cuba, que tienen suspendidos los pagos que le adeuda el gobierno, y muchas están pensando en retirarse.

¿Qué puede esperar el pueblo cubano de ese gobierno o del Parlamento o del Pleno del Comité Central del PCC o de un futuro Congreso del partido único? Ellos son los absolutos responsables del laberinto desastroso en que se encuentra nuestro pueblo.

No sólo no tienen credibilidad internacional. Tampoco la tienen del pueblo que, por ignorancia les apoyó en el pasado.

Este es un callejón sin salida. Mientras dirijan el país los que lo han envilecido, no habrá solución a la grave situación por la que atraviesa la sociedad cubana.

Por eso, lo único que el pueblo debe esperar en el futuro, son nuevas anuncios más difíciles y aún peores, de estas aves de mal agüero.

Ninguna medida, ninguna reforma, ninguna solución castrista podrá resolver este horror sin fin.

Las profundas transformaciones que necesita el país, no la harán jamás los actuales gobernantes y, todo lo que ha hecho el dictador sustituto es poner una pequeña curita a la enorme herida de la nación cubana. No tienen ni tendrán voluntad para tumbar el andamiaje de la pobreza y la miseria, la represión y el terror, que los mantiene en el poder a salvo de la justicia, que tarde o temprano llegará a las puertas de las lujosas residencias de la aristocracia castrista.

Tengo fe en que será más temprano que tarde.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.
sábado, 1 de agosto de 2009

CUBA: LA REBELIÓN CONTRA LA RAZÓN


Si mal no recuerdo me leí al economista estadounidense John Kenneth Galbraith en los años 80. No sé con exactitud si fue en “La sociedad opulenta” o “El nuevo estado industrial”, donde encontré muchas respuestas a mis preguntas.

En algún momento de su escritura, decía que la economía socialista de la URSS podía crecer unos cincuenta años, y luego comenzaría a hundirse en el marasmo y en la decadencia de sus indicadores económicos. Realmente, eso había comenzado en los años 70, y terminó en agosto de 1991.

Mucho antes me había leído el libro “El Socialismo” de, Ludwig Von Mises donde explicaba que los cálculos en la economía socialista son imposibles, porque la economía soviética no puede funcionar sin el uso de los precios del mercado y, califica al socialismo como una “rebelión contra la razón”.

Para mí, todo aquello tenía razones más que suficientes para entender la catástrofe que se avecinaba para la economía de nuestro país.

Habló de dos economistas excepcionales. Ellos no sólo entendieron la sin razón de la utopía socialista, sino que fueron muy críticos de las estupideces de una política monetario-financiera del capitalismo que ha desembocado en la actual crisis mundial de la economía.

No estoy hablando de ideólogos anticomunistas. Hablo de teóricos cuyos trabajos se leen en todo el mundo, y a quienes se les da la razón en sentido general.

Los errores de los supersabios castristas, han seguido un camino peor que el de los soviéticos. Al menos la URSS “descubrió” el Calculo Económico – una variante capitalista sui generis - que les ayudó durante algunas décadas, a sobrevivir su propia sinrazón. Los supersabios del castrismo, ni eso. El Gran Hermano, o mejor dicho, El Gran Jefe Karinoa, con su AK-47 en bandolera, era la más infame de las amenazas. Por eso destruyó a Humberto Pérez y a cualquier intento de reformar sus ideas “gloriosas”.

La inexistencia de la propiedad privada y del mercado y la creación de la llamada “planificación socialista”, crearon el control subjetivo de los precios. Un burrocracia – es a propósito petrificada por el miedo y ansiosa de subir a las altas esferas del poder, hacían lo que Fidel Castro quería que hicieran. El cambio y la adaptación de los precios, tardaban meses y meses. Crear el precio para un nuevo simple par de zapatos, podía tardar un semestre. No sobre la base del costo y la oferta y la demanda, sino bajo los caprichos ideológicos de la sin razón del poder.

Al final, ahí está la isla, como el segundo país más pobre de las Américas.

Hablar de Fidel Castro y su utopía sin nombre – porque no es socialista o comunista, sino “su” utopía – es hablar de la total extravagancia de la sin razón. Su real interés era deslumbrar a un pueblo de ignorantes, mientras él se mantenía en el poder. Su cascada de planes sin sentido, nunca tuvieron ninguna resistencia masiva. Los que lo intentaron, están muertos, en la cárcel o en el destierro. La impunidad se mantiene no sobre la base de la razón, sino de la fuerza bruta y el terror.

La economía para él, era algo totalmente secundario. Su foco ideológico y conceptual eran los EE.UU. No importa que mueran decenas de miles de cubanos. No importa que se vayan tres millones. No importan más de tres millones de presos políticos. Lo más importante eran sus geniales ideas sobre el futuro, un futuro sin el imperialismo yankee, y él, como el gran faraón de la Revolución mundial.

¿Podrá salir Cuba de más de 50 años de destrucción, estancamiento y retroceso?

Con ese pueblo super preparado, como decimos los cubanos, “en lo que pestañea un gato”. Pero cuidado, sólo en el campo económico. Lo que nos queda en la reconstrucción del tejido social, cultural, moral y ciudadano, llevará muchas generaciones. Y no estoy muy seguro de que lo logremos. Ese pueblo es algo realmente desconocido. Hablaré de eso más adelante.

Hay sectores o ramas, que el Estado tiene que mantener durante un tiempo, o quizás por siempre, porque son estratégicamente muy importantes. Todo lo demás, tiene que ser privado, incluyendo partes de la educación y la salud, como era en 1958.

El papel del Estado sería de regulación, sobre la base de garantizar la redistribución balanceada de la riqueza y de la justicia social, la solidaridad social y la estabilidad ciudadana, no sólo del Estado para con los sectores vulnerables, sino de todas las comunidades urbanas y rurales para sus vecinos y prójimos.

¿Será eso una quimera? ¡No! Yo sé que lo vamos a lograr. Pasarán dos o tres generaciones, pero, ese es el camino.

Cualquier otra propuesta, venga de donde venga, no tendrá ninguna esperanza de triunfar.

Pensar que esa cúpula octogenaria y reaccionaria que gobierna nuestro país, presentará o hará las reformas que necesitamos, eso sí es una quimera: hace medio siglo que están hablando del futuro. Pero no mueven ni una sola tuerca del férreo engranaje totalitario. Se trata de una vieja trampa llamada “las expectativas futuras”. Nada más.

Parafraseando a los Van Van, no sólo la Habana, sino Cuba no puede más. El futuro es hoy. Y no hay más espacio para la sin razón de nuestra existencia como pueblo. Frente al miedo, frente a la represión y el terror, sé que vendrá, más temprano que tarde, una rebelión para restablecer la razón.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

Google search

Google