Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

domingo, 22 de abril de 2007

LOS NEGROS: ¿SE EQUIVOCÓ EL COMANDANTE?

El objetivo estratégico de F. Castro, al dar las migajas que le dio a la población negra, era crear una sólida base de partidarios y lanzarlos contra los que se opusieran a sus planes, que serían los blancos, dueños de la riqueza del país, primero. Luego los lanzaría contra la clase media y despues, contra todo tipo de opositores. Los planes incluían también a los trabajadores blancos pobres. Los han usado de la misma manera que a los negros, pero quiero concentrarme en la población negra, por los efectos que ha tenido en los rebrotes del racismo en nuestro país y sus consecuencias para el futuro de la nación.
Los negros en el Ejercito Rebelde eran pocos. Se contaban con los dedos de la mano los Comandantes y altos Oficiales.
La población negra, discriminada y marginalizada, con escasa cultura y preparación, apoyó con entusiasmo – como la mayoría del pueblo cubano - la Reforma Agraria, que les hizo dueños de las tierras, la rebaja de alquileres, la reducción de las tarifas telefónicas y eléctricas, la entrega de casas decorosas y la apertura de la educación y la salud para todos, además de otras medidas de gratuidad. El nivel de vida de esa población, poco a poco fue creciendo. Esos primeros años fueron de euforia y esperanzas
Ese segmento poblacional se incorporó fuertemente a las Fuerzas Armadas y al Ministerio del Interior, buscando mejorar sus condiciones de vida.

En 1965, comenzaría el uso de los oficiales y soldados negros, como carne de cañón de sus misiones guerrilleras en África: Congo, Angola, Somalia, Etiopía y otros países. Las familias negras comenzaron a pagar, con la vida de sus seres queridos – esposos, hermanos, hijos – lo que le había dado el gobierno. Se cuentan por miles los soldados y oficiales negros muertos en esas locuras imperiales del Comandante.
Los hizo presidentes y responsables de vigilancia de los CDR y creó dentro de ellos, una importante red de informantes. Eran y son la mayoría de los miembros de la Policía. Eran y son los atacantes de las Brigadas de Respuesta Rápida y la fuerza principal de los Actos de Repudio. Recientemente circularon por todo el mundo, las fotos de los ataques contra las Damas de Blanco. Ahí se ve la sobrerepresentación de los negros en estos actos.
Divide y venceras. Esa ha sido la base fundamental de la política de F. Castro, para sobrevivir casi medio siglo en el poder.

Pero, usar a la población negra contra la otra parte de la población de la isla, es la más irresponsable, perversa y diabólica de las maniobras de este psicópata, enfermo de poder, contra todo el pueblo de Cuba.
Las consecuencias no se han hecho esperar. Los rebrotes del racismo y el crecimiento de una percepción negativa sobre este segmento de la población, tendrá efectos en el largo plazo y en el futuro de nuestro país. Esto es visible, sobre todo, en La Habana, donde han tenido que llevar fuerzas de la Policía, cuyos componentes son, en su mayoría, negros de Santiago de Cuba y Guantánamo. Una fuerza bruta que apalea, maltrata y reprime sin restricciones y, que tienen en la mira, sobre todo, a los jovenes negros y a los opositores de la Capital.
Sin embargo, esa población escasamente preparada, está despertando. He mencionado a unos pocos, pero son miles y miles los negros que se incorporan a la disidencia y la oposición. Ellos, especialmente, reciben el peor trato dentro de los prisioneros políticos. El Mesías esperaba completa sumisión y lealtad, como pago a las migajas que les entregó. Ahí está Antúnez, que terminada su condena, aún espera su liberación. Mirad al Dr. Bisset, en su celda tapiada, enfermo y sin la atención médica requerida.
Esa población ha sido relegada a la esfera de los servicios. El hambre, la miseria y la desesperación que enfrentan, son las peores desde la esclavitud. Ellos constituyen la base del mercado negro: el comunismo los ha convertido en ladrones, lo que constituye una pública y depravada humillación.
El alcoholismo generalizado, es particularmente agudo en este segmento. El alcohol como escape a la miseria, la desesperación y la falta de esperanzas.
Cuando se analizan los problemas de la población negra de Cuba, salta a la vista su marginalización y relegación en la actual sociedad que ellos ayudaron a construir, con trabajo muy duro y llenos de esperanza. Veamos los siguentes hechos. Cito algunas fuentes:

- El reflejo de ello en la cuestión racial, por ejemplo, es preocupante. La revolución cubana eliminó el racismo institucional. No hizo lo mismo con el racismo representacional –los negros no están proporcionalmente representados en las estructuras del Estado ni en los medios de comunicación– ni con el racismo cultural. Este último se institucionaliza a partir de los años 90 del siglo pasado con la introducción del dólar y la modernización parcial, en la que el acceso se vincula a los conocimientos universitarios –que la mayoría de los negros no poseen– o es puramente clientelar: depende de las conexiones con el poder, o de puntos de partida económicos que ponen en desventaja a los negros respecto a los blancos –simplemente los negros en Cuba no son receptores dolarizados ni llegan a convertirse en familias dolarizadas con pleno acceso a la sociedad de mercado. (Manuel Cuesta Morua. Cuba hoy, una visión socialdemócrata. Sept. 2002)

- Por una u otra razón lo cierto es que los negros cubanos aún se encuentran en una situación de desventaja respecto de sus compatriotas blancos, tanto a nivel social como económico e incluso educativo.
Nicolás Hernández reconoce que la proporción racial de los estudiantes universitarios es desventajosa para los negros, y el disidente Manuel Cuesta Morua afirmó que éstos son apenas el 3% de los alumnos de la universidad.

-Algo similar ocurre en el turismo donde los negros y los mestizos ocupan apenas el 5% de los cargos dirigentes según explican investigaciones del Centro de Antropología y reciben 1,6 veces menos propinas que los blancos.
Esta investigación determina además que los negros tienen las peores condiciones habitacionales, reciben menos remesas, tienen menor acceso al sector emergente de la economía y predominan entre los obreros del sector no emergente.
Las soluciones ante esta situación son variadas, desde quienes plantean que las salidas deben ser de unidad nacional y desconfían de la "discriminación positiva" hasta quienes creen que los negros deben reivindicar sus derechos.
-La historiadora y antropóloga María Iliana Foabada cree que "lo primero que hay que hacer es enfrentar que somos una sociedad racista, que reproducimos el racismo y que lo hacemos en todos los niveles".
En lo que todos los entrevistados coinciden es en un segundo paso "el debate abierto y la educación teniendo claro que todos sin excepción debemos pasar por esa educación" afirmó la historiadora.
- Maria Argelia Vizcaino publicó antier, en El Veraz de Puerto Rico una encuesta que hizo entre negros cubanos y estos son los resultados (Abril 20, 2007)
-¿En que época sintió mas racismo?

Un 70 % afirmo sentirse mas discriminados en la época actual agregando frases como:
- se pueden contar con los dedos de la mano los miembros del gobierno que ocupan cargos importante y que sean negros
- es rara la Firma del area dólar o de cualquier nivel importante empresarial, en que el Gerente principal o el sustituto sea negro.
- Seguimos ocupando los puestos y los trabajos que son para Negros, Cultura, Deporte, enfermeros, construcción y desde luego la prostitución
Las carceles cubanas estan llenas de negros, puede ser por delitos reales, pero la supuesta revolución no logró sacarlos de la marginación, los enterró más ella

- En otro artículo, de Dalia Acosta, del SEM de Cuba, escribe:

“Un estudio realizado a mediados de los años noventa, por especialistas del Departamento de Etnología del Centro de Antropología del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, encontró que sólo el 55,2 por ciento de 116 personas entrevistadas en tres barrios de Ciudad de La Habana consideraron “convenientes” las uniones interraciales.

Los matrimonios interraciales fueron desaprobados por el 68 por ciento de las personas blancas encuestadas, el 29,4 por ciento de las mestizas y el 25 por ciento de las negras. Como norma se defiende la amistad con personas de otra raza, pero no la formación de una familia”
También resulta asombroso el bajo índice en las universidades de jóvenes de raza negra. Muchos le dan una explicación irracional aparentemente científica; otros lo llaman por su nombre: racismo. Dos de cada diez estudiantes universitarios son negros, y de los 300 mil estudiantes en las universidades del país, el 85 por ciento pertenece a la raza blanca.

Según una encuesta realizada en La Habana y Santiago de Cuba en 1995, el 75% estuvo de acuerdo en que el prejuicio racial sigue siendo común en la Isla; en tres barrios habaneros, la encuesta dio como resultado que: el 58% de los blancos consideran que los negros son menos inteligentes; el 69% afirmo que los negros no tienen los mismos valores y decencia que los blancos; y el 68% se opuso al matrimonio interracial. Centro de Antropología, La Habana, 1995. (Esteban Morales. Cuba: algunos desafíos del color. La Jiribilla. Sept.2006)

Finalmente cito al escritor Amir Valle, en un fragmento de su entrevista en Opinion Digital:

“Y creo más en esta última variante cuando veo que el discurso político ha utilizado con muchísima frecuencia las pocas ventajas que se le ha dado a la población negra para fomentar el odio contra quienes quieren un cambio en el país, para convertir en “enemigos de raza” a los enemigos del actual proyecto cubano de Revolución. Un simple estudio de la estructura de real poder político en la isla echa por tierra cualquier tesis sobre la igualdad del negro y la mujer en Cuba. Ese, como escritor, ha sido uno de mis temas preferidos: la marginalización del negro cubano dentro del proceso revolucionario, y fue uno de los motivos que se me dieron para impedir la publicación en Cuba de mi novela Las puertas de la noche”.

Los dos representantes negros en el Buró Político, en el Consejo de Estado y el Gobierno, Juan Almeida y Esteban Lazo, jamás han planteado en el Parlamento o en los Congresos del Partido, la verdadera situación de los negros cubanos. Durante este medio siglo, nunca han salido en defensa de esta población. Son, simplemente, figuras decorativas y propagandísticas de la “igualdad” de Cuba. Los utilizan para atender a las visitas de africanos y caribeños negros, a la isla del gallego Castro. Punto

La participación cada vez más creciente de los negros en la oposición y la disidencia, ha creado el pánico en las altas esferas del poder. Han salido dos importantes artículos en La Gaceta de Cuba y Temas. Claro, no escupen muy alto, pero dan estadísticas interesantes sobre la realidad de este problema.

Fidel Castro tuvo en sus manos la solución de este grave problema. Con la Primera Reforma Agraria, podría haber repartido las tierras al límite de 50 caballerias, a los negros y blancos cubanos, descendientes de los mambises. Hubiera reparado la injusticia histórica del Tratado de Paris y creado un extraordinario sistema de empresas cubanas, que hubieran generado un poderoso mercado agroindustrial. Hizo todo lo contrario y hoy se gasta $1,700 millones en alimentos para la población, que solo les alcanza para 10 días en el mes. Tenía otros planes más apremiantes y la hambruna como política de Estado. Creó desde el principio, una Tarjeta de Racionamiento – la más prolongada en la historia de la Humanidad – para que los subditos comieran de su mano.

El caos que ha creado el comunismo con relación al problema racial sólo será posible resolverlo, dándole parte de la propiedad de tierras y empresas a los negros. Ello crearía la base real para acometer otras medidas en los campos de la educación y las ciencias sociales, para preparar a nuestros niños y jóvenes como hombres sin prejuicios y abiertos a todos los colores del arcoiris.

La resolución de este importantísimo reto, tendrá que ser obra de todo nuestro pueblo, en el marco de una sociedad democrática y de economía de mercado.
Sé que será difícil, pero no hay tarea que un pueblo se proponga, cuando tiene las herramientas necesarias, que no alcance.

Ese es el sueño de todo el pueblo de Cuba, orgulloso de su ajiaco mestizo. Sera también el mayor homenaje a Fernando Ortiz, Lydia Cabrera, Rómulo Lachatañeré y otros investigadores y antropólogos de Cuba, el Caribe y América.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá.

Google search

Google