Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

martes, 6 de noviembre de 2007

EL DISCURSO DEL PRESIDENTE BUSH SOBRE CUBA

“Pocos temas han sido un desafío para este departamento- y nuestra nación- durante más tiempo que la situación en Cuba. Ha transcurrido casi medio siglo desde que el régimen de Cuba ordenó que los diplomáticos estadounidenses evacuaran nuestra embajada en La Habana. Ésa fue la ruptura decisiva de nuestras relaciones diplomáticas con la isla, una señal preocupante sobre el futuro del pueblo cubano y el inicio de una era nefasta entre nuestros dos países. En este edificio, el Presidente John F. Kennedy habló sobre el embargo económico de Estados Unidos contra la dictadura de Cuba. Y fue aquí que anunció el fin de la crisis de misiles que casi hizo que el mundo se precipitara a una guerra nuclear”

Así comenzó su discurso sobre Cuba el Presidente de los EE:UU George W. Bush, que ha suscitado diversas reacciones en los medios cubanos, tanto de la isla como del exilio.

He planteado en algún otro artículo la necesidad de desamericanizar el conflicto de nuestro país, porque el régimen totalitario lo utiliza con toda eficiencia, para presentar la decapitación de las libertades y la miseria generalizada, como resultado de “una guerra con los EE:UU”. Le da la posibilidad de presentarse como el David bíblico, cuando en realidad se trata de un conflicto interno entre el bunker totalitario y la sociedad cubana.

Pero el Presidente Bush tocó, como nunca antes, los temas de derechos humanos y de la situación de los presos políticos en la isla, ofreciendo un apoyo extraordinario para la lucha del movimiento opositor y disidente, en estos momentos de extrema represión contra ellos.
Para nadie es un secreto que, frente a la indiferencia internacional sobre los desmanes de la dictadura contra la sociedad cubana, ha sido el gobierno de los EE:UU el principal soporte para nuestra lucha.
Los EE:UU han recibido, en el curso de casi medio siglo, a más de un millón de cubanos, la mayor comunidad cubana en el exterior. Frente al estrepitoso fracaso económico, político, ético y social de la dictadura comunista, ellos y sus descendientes, muestran con sus logros económicos y sociales, lo que puede hacer nuestro pueblo, en condiciones de democracia y libertad.

Es el país que más ayuda envía a Cuba, con $272 millones sólo este año y es uno de los socios comerciales más importantes de la isla, sobre todo de alimentos, a pesar de lo que diga el gobierno sobre el embargo.
La hipocrecía y el cinismo de Fidel Castro no tiene límites. Recuerdo en los años setenta, haber oído un discurso de este caudaloso charlatán, donde decía que podían mantener el embargo por cien años, que no le haría nada a Cuba. Claro, detrás estaba la ayuda soviética.
Cuando en los años noventa, Gorvachev le comunicó que tenía que pagar los precios del mercado mundial y luego lidiar con las repúblicas independientes, se desmoronó como lo que era: un arrogante fanfarrón. Entonces empezó la presión para la eliminación del embargo de EE:UU, que todo el mundo sabe, no es la real causa de la bancarrota de la economía cubana.
El verdadero embargo, el real, el duro, es el embargo de Fidel Castro contra la sociedad cubana, contra sus ciudadanos, a quienes ha convertido en extranjeros en su propio país.

Les recuerdo lo que me dijo un amigo mío sobre un diálogo en una película checa, cuando uno de los personajes le dijo al otro:”El comunismo es el camino más largo para llegar al capitalismo”. Fidel Castro, el verdugo del capitalismo, abrió las puertas a las inversiones extranjeras. Era la misma propiedad privada que él se robó en Cuba en 1961. Expulsó a los extranjeros y a los exitosos capitalistas cubanos. Y comenzó el largo camino de medio siglo hacia… el más rotundo fracaso.

Pero dejó fuera de esa apertura a los propios cubanos. Nunca, nunca, ni en Cuba ni América Latina, un gobierno ha convertido a su propio pueblo, a sus propios ciudadanos, en entelequias vacias, que no pueden entrar a las playas o a los hoteles de lujo.
Por eso, son definitorias las palabras del Presidente Bush sobre el Gulag Tropical:

“Éstos son apenas algunos de los ejemplos del terrorismo y trauma que constituyen la Cuba actual. El paraíso socialista es un gulag tropical. La búsqueda de la justicia que alguna vez inspiró al pueblo cubano ahora se ha convertido en un intento de aferrarse al poder. Y como en todos los sistemas totalitarios, no hay duda de que en el régimen de Cuba existen otros horrores aún desconocidos para el resto del mundo. Una vez que sean desvelados, causarán conmoción en la conciencia de la humanidad. Y serán la vergüenza de los defensores del régimen y todas las democracias que se mantuvieron en silencio. (Aplausos.) Un ex prisionero político cubano, Armando Valladares, lo expresó de esta manera: Llegará el momento en que "la humanidad sentirá la repulsión que sintió cuando salieron a la luz los crímenes de Stalin". Y ese día está por llegar. El régimen de Cuba usa el embargo de Estados Unidos como chivo expiatorio para las miserias de Cuba. Sin embargo, desde hace mucho tiempo, presidentes miembros de nuestros dos partidos políticos entienden que la fuente del sufrimiento de Cuba no es el embargo, sino el sistema comunista. Saben que el comercio con el gobierno cubano no ayuda al pueblo cubano si no se dan cambios importantes en el sistema político y económico de Cuba. Más bien, el comercio con Cuba simplemente enriquece a las élites en el poder y afianza su control. Mientras el régimen mantenga el monopolio de la vida política y económica del pueblo cubano, Estados Unidos mantendrá en vigor el embargo. (Aplausos.)”

Sé que detrás de toda la política de EE:UU, se mueven poderosos intereses sobre Cuba. Pero este discurso, y la entrega de la Medalla Presidencial de la Libertad a Oscar Elías Bicet, son un extraordinario apoyo para la causa de nuestro pueblo, ahora, que las aguas están desbordándose.

Y el Presidente lo dijo: “Nuestro día ya viene llegando”

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá

Google search

Google