Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

lunes, 26 de marzo de 2007

LA NACIÓN CUBANA Y SU FUTURO

Hoy en Madrid, está prevista la presentación del Informe de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), por el ex Presidente José María Aznar.
Según los reportes de prensa, el Informe dedica un capítulo al futuro de Cuba y alerta “del papel imprescindible” que debe jugar Estados Unidos y llama a dialogar con ciertos sectores del Ejercito y el Partido Comunista, sobre su participación en el futuro de Cuba.

Habrá que esperar a la publicación completa del Informe, para comentarios más profundos, sobre el enfoque y la estrategia que plantea el FEAS sobre Cuba. Sin embargo, la sóla alusión al “papel imprescindible” de EE:UU en la transición cubana, me pone en guardia.

La nación cubana guarda un amargo recuerdo de la intervención de los EE:UU en la Guerra de 1895, y la imposición de condiciones inaceptables para la soberanía nacional del país. Después de 30 años de lucha contra el dominio español, los Estados Unidos firmaron el Tratado de París, sin la participación del Gobierno de la República en Armas, dejando en pie los decretos de Valmaceda sobre la distribución de las propiedades cubanas entre los españoles de la isla. La llamada “Creciente de Valmaceda” y luego la Reconcentración de Weyler produjeron una enorme devastación en todo el país y un verdadero genocidio de la población de Cuba. Estos hechos no recibieron la más correcta atención y compensación que merecían.
Las tropas estadounidenses abandonaron Cuba en 1902, pero se exigió a la nueva república que otorgara bases navales a Estados Unidos. Asimismo se prohibió a Cuba suscribir tratados que pudieran atraerla a la órbita de otra potencia extranjera, y también se garantizó la capacidad de intervención de Estados Unidos en el nuevo estado, a través de la Enmienda Platt, vigente hasta 1934.

La entrada del coloso del norte en la guerra, abrió completamente el camino del dominio norteamericano en la economía cubana y en su política e hirió el orgullo nacional del país. Al final, los verdaderos vencedores de esa larga guerra, fueron los españoles y los empresarios norteamericanos, que mantuvieron el grueso de las propiedades sobre la industria azucarera, la industria tabacalera, el comercio y la agricultura latifundista. Para 1940 esas propiedades abarcarían la minería, la banca, la telefonía, electricidad, etc.

El Ejercito Libertador, su cuerpo de Generales, Oficiales y soldados, después de 30 largos años de lucha, no recibieron nada. El grueso de los soldados de esta armada, eran negros. Ellos aportaron extraordinarios generales y oficiales, que fueron simplemente olvidados. Su rebelión en 1912 contra un estado racialmente descriminatorio, fue masacrada a mansalva y el número de muertos aún no se conocen.
La intromisión de los EE:UU en la República de Cuba entre 1898 a 1959, estuvo plagada de graves errores, que fueron el caldo de cultivo para las posiciones radicales comunistas y el surgimiento del más devastador de los dictadores de Cuba, Fidel Castro, aunque debo reconocer que, los peores errores fueron de los propios cubanos, incapaces de lograr gobiernos decentes, estables y solidarios con el bienestar de todos los cubanos.

Expreso también que, la intervención norteamericana transformó tecnologicamente a todas las ramas de la economía cubana y llevó a Cuba, a uno de los niveles más altos de desarrollo económico y social de América Latina para 1959.
Pero sus errores políticos, la intromisión en los asuntos cubanos, el apoyo a las dictaduras y los gobiernos corrompidos, nos convirtió casi, en un pueblo de segunda y en un titere de sus pretensiones expansionistas.

Toda esa historia está absolutamente documentada y demostrada por académicos cubanos, norteamericanos y de otras partes del mundo. Por ello, no me extiendo más.
Simplemente considero, que el futuro de Cuba sólo depende del pueblo cubano y no queremos ningún papel “imprescindible” de las grandes potencias.
Sé que alguien pudiera considerar estas afirmaciones utópicas e irrealistas. Lo sé. La actual situación económica, política y social del país, es de absoluta bancarrota y nos pone en la más despiadada vulnerabilidad frente a los enormes intereses que se mueven en el escenario internacional, para, llegado el momento crucial, asaltar al país desde todos los flancos.

La decisión sobre las fases y la estrategia de la transición, sin embargo, debe reacaer sobre un gobierno democrático y soberano, capáz de resistir todas las presiones y, poner los intereses del pueblo de Cuba, por encima de cualquier consideración económico-financiera o de coyunturas políticas.
Al final, hemos pasado bajo el castrismo, lo peor que puede pasar y resistir un pueblo. Y estamos aquí, en la isla y el exilio, para hacer lo que haya que hacer por una patria, independiente, soberana y respetada y no un país marioneta de las potencias mundiales.

Tenemos la madurez, la capacidad intelectual, la educación y la ferrea voluntad de transformar nuestro país y devolverlo al lugar que le corresponde, en el concierto de las naciones libres del mundo
Ayudas si, pero sin condiciones. Solidaridad internacional si, pero sin prerequisitos y gavelas. El desarrollo de Cuba, dará espacio a un mercado, que podrá ser compartido. Pero, los primeros que entrarán, son los cubanos. Esa es una tarea de primer orden: darle a los perdedores de la Guerra de 30 años, lo que se merecen. Reparar esa injusticia histórica, será la base de la estabilidad y el bienestar de toda la nación.

Lo digo con toda firmeza: Es mejor estar solo, que mal acompañado.

Un abrazo

Asdrúbal Caner Camejo

Google search

Google