Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

miércoles, 6 de junio de 2007

LOS RUEGOS DE LA OEA A CUBA

Según informaciones de AP, hoy el secretario de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, reiteró que es partidario de un diálogo con Cuba, al término de la XXXVII Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, celebrada en Panamá.
Insulza señaló que Cuba mantiene relaciones normales con 33 de los 34 países miembros de la OEA, y "nosotros deberíamos tener ese diálogo".

Quisiera hacer un poco de historia.

Entre 1959 y 1962, el régimen cubano fulminó todas las instituciones democráticas, las libertades civiles y encarceló y fusiló a miles de personas. Para cuando Fidel Castro declara, en abril de 1961, el carácter marxista de su gobierno y, su alineación con la URSS y el bloque soviético, la Organización de Estados Americanos había recibido miles de acusaciones sobre las masivas violaciones de derechos humanos que se estaban llevando a cabo en la isla.
Desde esa fecha, la OEA ha realizado siete informes sobre esa situación en Cuba. En tal sentido pueden verse los siguientes documentos:

a) Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.4,doc.30, 1962);
b) Informe sobre la Situación de los prisioneros y sus familiares en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.7,doc.4,1963);
c) Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.17,doc.4,1967);
d) Segundo informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.23,doc.6,1970);
e) Quinto Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.38,doc.2,1977);
f) Sexto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.48,doc.7,1979);
g) Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba
(OEA/Ser.L/V/II.61,doc.29, rev.1, 1983).

Esas violaciones de los derechos humanos, civiles y políticos de los ciudadanos cubanos, se han hecho cada año aún peores, más agresivas y criminales.

Por otra parte, debo recordar los fundamentos de la expulsión del régimen castrista de la OEA. Veamos la Resolución de 1962:
En la Octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA realizada en Punta del Este, Uruguay, del 22 al 31 de Enero de 1962, se consideró el tema de Cuba, adoptándose la Resolución VI que estableció lo siguiente en su parte resolutiva:


Resolución VI
“Exclusión del actual Gobierno de Cuba de su participación en el
Sistema Interamericano”.



1. Que la adhesión de cualquier miembro de la OEA al marxismo-leninismo es incompatible con el Sistema Interamericano y el alineamiento de tal Gobierno con el bloque comunista quebranta la unidad y la solidaridad del Hemisferio.

2. Que el actual Gobierno de Cuba, que oficialmente se ha identificado como un gobierno marxista-leninista, es incompatible con los principios y propósitos del Sistema Interamericano.

3. Que esta incompatibilidad excluye al actual Gobierno de Cuba de su participación en el Sistema Interamericano.

4. Que el Consejo de la Organización de los Estados Americanos y los otros órganos y organismos del Sistema Interamericano adopten sin demora las providencias necesarias para cumplir esta resolución.

1.2. Otra Resolución adoptada por los Ministros de Relaciones Exteriores en esta Reunión, solicitaba a los Estados Miembros de la OEA que suspendieran inmediatamente todo comercio con Cuba, vinculado a armas de cualquier tipo o implementos de guerra.

En los propios documentos de la OEA, se expresa que “Las sanciones contra Cuba adoptadas en 1962 y 1964, recibieron las dos terceras partes de los votos requeridos por el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, pero no hubo unanimidad en ninguno de los casos. México fue el país que expresó la mayor oposición a las sanciones adoptadas.
Recién en 1975 se consideró una modificación a las sanciones establecidas contra Cuba, debido a que varios Estados miembros de la OEA consideraban que las sanciones habían sido infectivas e inapropiadas. Es así como a partir de 1970 varios países (Argentina, Chile, Panamá y Perú, por ejemplo) reasumieron relaciones económicas y/o diplomáticas con Cuba. En Junio de 1972 el Consejo Permanente rechazó una propuesta de Perú para levantar las sanciones contra Cuba. Pero fue recién en la Décimo Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores en Julio de 1975, que se adoptó una resolución que dejaba en libertad a los Estados miembros para adoptar las acciones que considerara pertinente en relación a Cuba en sus relaciones bilaterales. De esta manera dicha resolución no levantaba las sanciones contra Cuba adoptadas por la OEA pero dejaba en libertad a los Estados de aplicar o no sanciones contra dicho país”.
La conmemoración de los 50 Años de la creación de la OEA en 1998, terminó con con una exhortación a que Cuba sea readmitida en el organismo regional.
El problema de Cuba ha estado presente en los últimos 37 años de vida de la organización, desde la expulsión de ese país del seno de la OEA en 1962 por la tendencia marxista de su régimen, "incompatible" con la institucionalidad regional.

En mi artículo “La sociedad cerrada y sus enemigos” escribí que “La expulsión de Cuba de la OEA, abrió la segunda fase: salida de los Organismos internacionales: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otros. Esta fase daba la posibilidad de sacar las narices de estas organizaciones, del experimento. No tendrían cifras, informes, manejo del dinero público y reportes de nada. Clausura de todo tipo de inteligencia sobre lo que ocurría detrás de la muralla. La decisión de la OEA, le vino al Rosas caribeño, como anillo al dedo. De todas formas, el hubiera buscado los pretextos para esa ruptura”

¿Por qué entonces los llamados de Insulza para un diálogo y una posible inclusión del régimen totalitario y dictatorial de Cuba en la OEA?.
¿Es que acaso ha cambiado el carácter marxista del gobierno?
¿Es que acaso se terminaron los presos políticos y las institucionalizadas violaciones de derechos humanos?
¿Es que acaso Cuba ha dado muestras de cambios y reformas económicas y políticas y ha creado un gobierno democrático?

Nada de eso ha ocurrido. Al contrario. Cuba es hoy más que nunca una dictadura militar, represiva y terrorista, que ha destrozado a la sociedad cubana. Y ha generado uno de los éxodos más grandes en la historia de América y el mundo.

¿Piensa Insulza y la OEA – como España y Canadá – que un “acercamiento constructivo va a cambiar la naturaleza criminal y despótica del sistema?

Señor Insulza, quién vive de ilusiones, muere de desengaños. Cuba solo cambiará cuando la sociedad cubana pierda el miedo y diga, compacta y unida, que los cubanos tienen derecho a todos los derechos del hombre.
La OEA es y debe ser siempre, una institución americana para las sociedades abiertas y democráticas, y no para régimenes fascistas o comunistas, que no es lo mismo, pero es igual.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá

UNA REAPARICIÓN SIN PENA NI GLORIA

Después de casi diez meses de enterrarse en una tumba, llamada “Secreto de Estado”, reaparece, sin pena ni gloria, el dictador vitalicio de Cuba.
El Plebeyo de la Mesa Redonda, Randy Alonso, uno de los voceros más nauseabundos de la dictadura, parecía ensimismado y lleno de babas, escuchando a su cadáver preferido. Este talibán con nombre yankee, no hizo ni una pregunta. Se limitó a mirar, complaciente, su palo periodístico.
Desde ayer, habían anunciado una entrevista. Y no hubo tal. El cadáver salido de ultratumba, decidió la agenda y lanzó una perorata de recuerdos acerca de su viaje a Viet Nam en 1973. No dijo nada del presente y menos del futuro. Flaco y arrugado, y de una palidez amarillenta, parecía una tusa seca, de las que antes se usaban mucho en el campo cubano.
Nada de sustancia. Fue una comparecencia con un solo objetivo: estaba dirigida al exilio cubano, a los disidentes y a los medios de prensa extranjeros.

Al exilio cubano de Miami, que salió a las calles, a celebrar la muerte del tirano, para decirles que “el que ríe último, ríe mejor”. A burlarse de aquellos que lo enterraron en vida y, hacerles pedazos el higado y las memorias.
A la disidencia y la oposición política, con un mensaje muy abierto: ¡Cuidadito, compay gallo, cuidadito! Todavía no me he ido, ni me iré por ahora. ¡Cada chipojo pa´su tablao´!
A los medios de comunicación internacional, para que mañana comiencen las especualaciones y las teorías de todos los colores, acerca del anciano dictador.
Él es una gran vedete de los mass media y sabe como mantenerse en el candelero internacional.
De eso se trata: una manipulación más de los reyes de la desinformación y la manipulación de la opinión pública. Supongo, que ni el mismo muerto, sabía nada de las celebraciones por su muerte. Tal era su despiste. Es una operación montada. por el Aparatus, para un exito mediático.

A los súbditos, no le dirigió ni una palabra. Anclado en el pasado, nada dijo de los gravísimos problemas del país. Pero, con su indiferencia, quiso decir que todo sigue igual. Que la Revolución sigue su curso. Confianza y adelante. Yo sigo siendo el Gran Timonel.
En realidad, fue una aparición preparada hasta el más mínimo detalle. Recuerden que, a los dictadores, no le gustan las sorpresas ni en los cumpleaños.
Para las democracias abiertas, esa presentación puede parecer, cuando menos, inaudita. Un gobernante que desaparece durante diez meses del poder, y cuando reaparece, no dice nada sobre la situación de su país y se pone a hablar de una visita realizada a Viet Nam, hace treinta y cuatro años.
No les da ni las gracias a los rastreros seguidores, que mandaron compasivos mensajes para su pronta recuperación.

Me dio la impresión de que ese hombre ha salido de un letargo de años, se recupera algo, y le disparan la visita del dirigente vietnamita, como primera tarea después del despertar. Evidentemente que tiene que hablar de Viet Nam.
Esto demuestra, por otra parte, las mentiras de Raúl, de Alarcón, de Pérez Roque, de que está informado y se mantiene al día de los acontecimientos y participa en las decisiones.
Si así hubiera sido, hubiera arremetido sin piedad contra el exilio que festejó su muerte y contra los “mercenarios al servicio del imperialismo”.
Creo que está completamente fuera del mundo y, la Nomenklatura lo mantiene “fuera del juego”. Dirán después que era para protegerlo en su enfermedad, y no darle las inacabables preocupaciones de la situación, de la isla que se hunde.

Una reaparición fantasmal, sin penas ni glorias, pero que lo devuelve al escenario de sus delirios: la prensa. El pueblo de Cuba, tendrá que esperar un desenlace que no acaba de llegar.
O tomar otro camino.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá.

Google search

Google