Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

jueves, 17 de abril de 2008

LAS REALES INTENCIONES DEL CASTRISMO

Según la AP “El gobierno cubano lanzó el miércoles una fuerte advertencia a los líderes del exilio y funcionarios estadounidenses que promueven un cambio de sistema en la isla, y aseguró que no abrirá espacio para "adversarios, quintacolumnistas y mercenarios internos''.

En los últimos días, como reacción a las risibles medidas del gobierno cubano, han salido declaraciones, análisis, enfoques y llamados a la reconciliación nacional con los actuales gobernantes. Ninguno de esos analistas tuvo en cuenta la reaccionaria y recalcitrante posición del gobierno castrista.

Pues bien, aquí la tienen.

Las reales intenciones del castrismo son la no aceptación de ninguna relación con los que llama “adversarios, quintacolumnistas y mercenarios internos''. Dijo más “Granma”. Dijo que están preparados para dar una contundente respuesta a los planes del exilio y la disidencia interna.

Eso es una declaración de guerra total. Que están preparados para ahogar en sangre cualquier intento de reconciliación nacional o de interacción con esas fuerzas.

Los que soñaron con cambios reales y acercamientos constructivos se tendrán que tragar sus palabras. No hay manera de tratar con los asesinos.

Las intenciones de esa mafia, es mantenerse en el poder a toda costa y a todo costo. No importa que mueran miles de cubanos. Esa siempre ha sido la posición de los comunistas. Jamás permitirán ningún contacto con los “enemigos y mercenarios”. Esa ha sido la línea de Fidel Castro desde que tomó el poder y, toda su estrategia fue quemar los puentes de cualquier acercamiento. Quedar como una plaza bunkerizada y armada hasta los dientes.

Son decenas de miles los crímenes. Y el miedo los paraliza. No hay ningun análisis racional, ecuánime y moderado para salvar nuestra nación de su caótica situación actual. No son los intereses del pueblo cubano, de buscar una transición pacífica y una completa reconciliación de todos los segmentos que configuran el entramado nacional de nuestra isla. Sólo la fuerza, la represión, el odio y el terror. Esas son las líneas tácticas para mantener su estrategia de poder absoluto e impune.

En el curso de los últimos casi cincuenta años, se han comportado como potentados que lo pueden todo. Su arrogancia no tiene límite. Han arrasado, humillado y destrozado a nuestro pueblo. No son la compasión, la piedad, la humildad, el raciocinio y la inteligencia características de los comunistas en el poder. Es la fuerza bruta, el odio, la crueldad y una sanguinaria y despiadada manera de responder siempre, a cualquier otra concepción que no responda al pensamiento único e impune de Fidel Castro y su pandilla de delincuentes.

Esa idea mesiánica e irresponsable, esa agenda totalmente impune y fracasada, ha dirigido los destinos de la nación cubana por medio siglo. Ha llevado al país a la catástrofe que hoy vive.

El periódico Granma lo ha ratificado ayer con todas sus letras.

Tanto el exilio como la disidencia, tendrán que prepararse para la continuidad de la guerra. Se necesita un sólido frente unido, porque vendrán tiempos peores, de más terror, represión y más estado de sitio para los que luchan por una solución pacífica nacional. Se necesitará una enorme solidaridad internacional con las fuerzas internas, que son la carne de cañón de la cárcel, el exilio y la muerte.

Durante más de cuatro años, - en la década del 70 - se me encomendó la tarea en la Universidad de Oriente, de estudiar, analizar y compilar el pensamiento de Fidel Castro. La característica más sobresaliente de toda aquella asquerosa berborrea, era una paranóica consecuencia de pensamiento. No he leído nunca un pensamiento tan consecuente. Y ese pensamiento consecuente hasta la muerte, es el pensamiento que hoy sigue rigiendo los destinos del país. La nación cubana no está en ese pensamiento. Lo que constituye el fundamento de esa abstracta parafernalia, es el real y concreto mantenimiento del poder. La gran estafa marxista como sustrato de la obcecación del poder. Se pueden morir millones de cubanos, en una lucha fraticida. A esos energúmenos nada de eso le importa.

Esos estudios y, la experiencia de los rostros malévolos de la represión, me llevaron a una conclusión, que expuse en una entrevista para el diario abc, de España, en diciembre de 1994:

“Fidel Castro entró a tiros al poder, y a tiros hay que sacarlo”

La experiencia de la transición en España, que estudié con pasión, y la vida de la democracia en Canadá, me llevaron a reconsiderar esas palabras. Por ello, opte por una busqueda pacífica de las transformaciones de mi país, y me afilié al Partido Socialdemócrata de Cuba. He luchado y apoyado el camino pacífico de la transición.

Ese irresponsable editorial del periódico Granma, me han hecho preguntarme… ¿Serán ciertas aún mis palabras de 1994?

No tengo respuesta. De corazón, espero haberme equivocado. De lo contrario, la guerra, la ruina, el caos y la narquia se apoderarán aún más de mi querida isla. Ya se ven los primeros brotes.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

Google search

Google