Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

lunes, 26 de abril de 2010

Carta de solidaridad de Markus Meckel a Guillermo Fariñas y para el pueblo de Cuba


Amigos y compatriotas

Ruego que, con la premura de la luz, se le dé a ese mensaje que me acaba de
mandar Markus Meckel, la mayor publicidad posible tanto en Cuba como fuera
de ella.

Quede dicho : nosotros, las víctimas del castrofascismo, no estamos solos.
Fraternal saludo.

Luis Tornés Aguililla
Norte de Francia . 26 de abril de 2010.




Estimado Doctor Fariñas Hernández,
Apreciados amigos en Cuba,


Con mucho pesar escuché acerca de la muerte de Orlando Zapata Tamayo en
febrero. Igualmente, estoy al tanto de las noticias acutales sobre la
huelga de hambre del Doctor Guillermo Fariñas Hernández.Ustedes estan
luchando por una Cuba libre y democrática desde hace años o decadas de una
manera pacífica y valiente. Sé que están luchando bajo condiciones muy
difíciles. Muchos de ustedes, de sus amigos y familias también han sufrido
mucho por esta lucha. Siento inmenso respeto por la entrega infatigable
que muestran por una Cuba diferente. Igualmente respeto mucho la decisión
de cada persona que se declara en huelga de hambre para arriesgar su vida
manifestando por la libertad y la democracia. Dar la vida propia es el
sacrificio más grande que un ser humano puede hacer. Todos deberíamos
mostrar gran respeto por la disposición y la voluntad inexorable de dar
todo de sí mismo.

A pesar de todo les quiero pedir que ¡VIVAN! Deseo pedirle a usted, Dr.
Fariñas Hernández, que viva. Las vidas de todos ustedes, su energía, sus
ideas, sus palabras, sus visiones son la base en que se va a construir una
Cuba democrática y realmente libre. No sabemos, cuándo sucederá el cambio,
¡ pero sucederá!.

Como miembro de la oposición en la R.D.A solo pude soñar muchos años con
libertad y democracia. Siempre tuve la meta de lograrlo, también corriendo
ciertos peligros. Mucho tiempo no creí que yo mismo fuera a ver una RDA
realmente democrática. El reparto de poder en el régimen parecía duro como
el concreto. Espiaron casí a cada uno de los movimientos pequeños de
libertad y los sofocaron en su origen. Pero al final ví que la sed de
libertad que sentían tantas personas en Europa Central y Oriental venció
también en mi país. Casí de un día para otro, nosotros, los opositores
perseguidos, nos convertimos en los políticos de un estado democrático y
de esta manera tuvimos bajo nuestra responsabilidad la transición
política. Hasta hoy en día considero todo eso como un regalo y una suerte
muy grande. Siento una gratitud profunda de haber vivido eso.

Queridos amigos, no sabemos cuando sucederá el cambio en Cuba, ¡ pero
sucederá!. Quiero animarlos para que no pierden la fé y sigan viviendo por
una Cuba diferente. Exhorto a la Union Europea y a todos los países libres
y democráticos, a que miren hacia Cuba y que estrechen una mano a la
oposición democrática de Cuba de manera activa y de forma solidaria.

Con solidaridad

Markus Meckel

------------------------------


Markus Meckel nació en la RDA en 1952; hijo de un pastor protestante;
estuvo obligado a abandonar la escuela pública por razones politicas;
estudió teología; pastor protestante desde 1980; actividad en la oposición
democrática desde los años 1970; junto con Martin Gutzeit inició el
Partido Social Demócrata (SDP) en la RDA; representante de la SDP en las
negociaciones de transición en la RDA en 1989; miembro del primer
parlamento elegido democraticamente en la RDA; abril-agosto 1990 Ministro
del Exterior en el primero gobierno democrático de la RDA; 1990-2009
miembro del Parlamento Alemán
jueves, 15 de abril de 2010

ELOCUENCIA Y ASTUCIA: ATRINCHERAMIENTO EN EL BUNKER


¿Qué alternativa tienen los esclavos sino repetir con entusiasmo lo que dice el amo?

¿Qué información tienen los esclavos para su respuesta entusiasta, de apoyo al amo, cuando no tienen ningún acceso a las características y contenido de las condenas a Cuba, por la comunidad internacional?

Los conciertos en apoyo a la Revolución, los mítines patrióticos en los centros de trabajo, las concentraciones en las Plazas “revolucionarias” y las asustadas declaraciones de los intelectuales o personas comprometidas con el castrismo, para no ceder “ante las presiones imperialistas”, han sido siempre la mascarada de los amos, para demostrar “el apoyo del pueblo” a su abominable conducta de desprecio a ese mismo pueblo, a quien han alienado de todos sus derechos, libertades y su bienestar personal y social.

¿Qué cubano, en condiciones normales, sin terror y represión, podría aprobar los actos de repudio, el hambre, la imposibilidad de expresarse libremente; la imposibilidad de salir y entrar de su país: la imposibilidad económica real de no poder disfrutar de los hoteles y las playas; la imposibilidad de la Internet o de un teléfono en su casa, o un televisor o un decente plato de comida; la carencia de salarios que realmente paguen el trabajo; la imposibilidad de tener voz y voto reales, de poder tener sus propias organizaciones y sindicatos, creados por ellos? Sólo un absoluto estupido e ignorante pudiera apoyar con entusiasmo, ese encadenamiento insoportable de su vida.

Desde luego que hay aún gentes, muy comprometidas con los crímenes de Fidel Castro, que apoyará con entusiasmo ese atrincheramiento de la gerontocracia castrista, que ni se ha molestado en preguntarles a sus esclavos, si quieren desaparecer del mapa y hundirse con sus amos en el Mar de las Antillas.

Pero, de lo que se trata, es de sacar el máximo provecho de este enfrentamiento y, tratar de revivir, cosa que no van a lograr, las glorias ya muertas de lo que otrora fuera una gran ilusión.

Ese enroque, ese atrincheramiento en la mendicidad ideológica del castrismo, ha sido siempre la línea y fundamento del odio de Fidel Castro, contra todo el que se oponga a su esclavitud dictatorial. Ese es, por decirlo así, su modus operandi, porque es la única forma de mantener a ese pueblo aherrojado a sus férreas cadenas. Bajo sus dictados, nadie tiene ningún derecho. Él, y sólo Él decide cuando y a quienes hay que mandar a sus guerras; a quienes mandar a sus misiones médico propagandísticas; a quienes enviar a los campos de caña, a la recogida de café o a sus varios y fracasados planes agrícolas e industriales o, a quienes movilizar a través de sus tropas militares y paramilitares, para enfrentar la inexistente “invasión imperialista”, que ha sido su gran comodín ideológico y movilizador. Y quien se niegue a la obediencia, es prácticamente liquidado: se le expulsa del trabajo, del Partido, de la UJC, del sindicato, etc. Y, se le condena al más deleznable ostracismo. Su único camino es la disidencia o tirarse al mar.

Esa gentuza arcaica y obsoleta, con medio siglo en el poder, no tiene ninguna respuesta racional a los gravísimos problemas que enfrentan. No tienen ni idea del tamaño del desastre, no sólo económico, social o político, sino – y lo peor - al desastre ideológico, al total convencimiento de los cubanos, de que todo ha sido una gigantesca estafa.

Contra eso, su respuesta es PCC, Palos Cabillas y Cables, pensando que con ello van a resolver la crisis. Claro, no quieren darles armas a sus defensores, sino palos, cabillas y cables, no vaya a ser que, las armas se vuelquen contra ellos mismos. La idea central es llevar a todos los cubanos a una guerra fraticida, porque ese tipo de represión llevará a una réplica contundente de la población.

La declaración de Raúl Castro de que “sobra un millón de trabajadores”, es una rabiosa amenaza a cada trabajador que sabe que, si no firma su membresía en los “Destacamentos de Respuesta Rápida”, será uno de los despedidos. Es su política madre: el chantaje. El chantaje con el hambre, la represión o la pérdida del trabajo. El chantaje como política de Estado, para mantener a esa horda de vacas, en su corral, tranquila y siempre sonriente.

No es que Hillary Clinton tenga algo de razón, sino que tiene toda la razón: el embargo ha sido y es la carta de triunfo de Fidel Castro, para ocultar todos sus fracasos y la inutilidad de su propia vida.

No se puede decir que la política de Obama es la misma que la de otras administraciones. Obama dio un grupo de pasos, esperando alguna reacción de los amos de Cuba. No movieron un dedo. Entonces… ¿Qué sentido tiene abrirles la puerta, si ellos no quieren entrar? No es Obama, es la inamovible posición de Fidel Castro, que ha paralizado otras medidas del gobierno de Obama. Ellos saben que esa apertura, es la muerte de la esclavitud en Cuba. Dicen, de los dientes para afuera, que quiten el embargo, pero en el centro de todos sus cálculos, hacen lo imposible para que no lo quiten. Ellos aprendieron al detalle la terrible lección de la URSS y de toda la caída del campo socialista y, tienen sus manos, sus pies y sus cuerpos llenos, saturados, rebosantes de sangre. Y tendrán que pagar ante la justicia. Eso es todo el rejuego del castrismo atorrante.

Pero ya no hay espacio ni para la elocuencia ni la astucia de El Loco de Birán. Le llegó su cuarto de hora o, al menos está cada día más cercano.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

miércoles, 7 de abril de 2010

CUBA: EL COTIDIANO ROSTRO DEL FASCISMO

Imagen:Alfredo Pong

Las declaraciones de Raúl Castro en el IX Congreso de la UJC, son una verdadera declaración de guerra no sólo para el movimiento disidente, sino también para cualquier cubano, tenga la posición que tenga, incluso si son comunistas, al protestar o levantar la voz, por haber sido llevados a una situación insostenible, a un verdadero callejón sin salida, con promesas y mentiras de alcanzar el paraíso.

Hace dos años, el arribo del segundo Castro al poder, levantó expectativas con promesas de cambiar “todo lo que haya que cambiar”. Nada se ha movido. O mejor dicho, se ha estado moviendo hacia la dirección equivocada, hacia el fortalecimiento de la intransigencia, las medidas de represión y actitudes no humanas sino de bestias, frente a derechos y cambios que toda Cuba reclama a gritos.

No sólo dejaron morir a Orlando Zapata, van a dejar morir a Fariñas, y a los que vengan reclamando derechos pisoteados durante cincuenta años, medio siglo en que se ha tratado a las personas como objetos sin valor, sometidos a las ordenanzas militares de unos viejísimos gorilas de charreteras, que ya no tienen más nada que destruir. Pero como lo saben, como saben que la protesta no es sólo de los opositores, sino de los propios militantes del Partido y de la juventud y que ese movimiento va in crescendo, han dado instrucciones absolutamente irracionales, que van a conducir a un conflicto con decenas o cientos de muertos. Revivir las Brigadas de Respuesta Rápida, ahora Destacamentos, como solución a la miseria espantosa y a la calamitosa situación de los derechos humanos en la isla, es algo que llevará al país al borde de la guerra civil.

Cuba está al borde del abismo, a donde fue conducido por un sicópata, sin ninguna visión del camino por donde llevaba a ese pobre pueblo, que trabajó como nunca antes en la historia de su desdichada isla, para alcanzar el cielo prometido.

Ese gobierno toma una vía errática y sin sentido, aún sabiendo que puede terminar en una confrontación apocalíptica. Las turbas paramilitares con cables, cabillas, palos, tubos y piedras, al mejor estilo de los camisas pardas de Hitler, NO van a resolver la actual situación, sino que, por el contrario, la van a profundizar hasta límites impredecibles y tendrán que matar a miles de personas, que continuarán reclamando una República de Derechos, y no una finca militarizada, donde se han hecho millonarios muchos de los actuales dirigentes.

El país no aguanta más. El país quiere salir de la frustración, el sabor amargo en la boca, las angustias y el miedo de cada día.

Este es un conflicto que tiene solución. Y la solución está al alcance de la mano si se aparta la arrogancia y la intransigencia, y se establece una mesa de negociaciones, que elimine cualquier posibilidad de una guerra civil y un gigantesco baño de sangre.

El Gobierno Cubano lleva más de 20 años sin escuchar a los grupos opositores y, endilgándole acusaciones que todo el mundo sabe que son mentiras: los mercenarios no mueren en huelgas de hambre reclamando derechos y libertades, que le fueron arrebatadas desde 1959. Por eso mueren con la honra y el orgullo ciudadano de Pedro Luis Boitel o de Orlando Zapata. Los planteamientos de la disidencia ya no son razonamientos de esos miles de opositores. Hoy esas razones se están haciendo de otros cientos de miles, de millones de cubanos, y ya no es posible dejar de escuchar a esas multitudes. Desde el nacimiento de la disidencia, esas razones que hoy se expanden, fueron verdades sólidas y consistentemente defendidas por un grupo que ha crecido y crecido, en razón de todos los derechos y libertades que defendían.

Ni la represión y el terror, ni los conciertos diversionistas que están organizando con sus artísticos esbirros de siempre, ni los destacamentos de tubos y cabillas, ni el enroque y atrincheramiento de la junta militar, podrán parar, tapar y esconder las crecientes protestas de la población y la inmolación de los huelguistas de hambre que vengan.

Pero todo eso se va a virar de forma explosiva, contra esa junta de viejos gorilas armados. El mundo y las organizaciones internacionales están con los ojos muy abiertos y reaccionarán fuertemente contra los abiertos y públicos crímenes de la satrapía contra su propio pueblo.

Pobre e indefenso pueblo, cuyos hijos tienen que inmolarse para defender derechos inalienables de las personas. Pobre e inerme nuestro pueblo, a cuyos hijos se les condena a largos años de cárcel por exigir alimentación, bienestar, cambios y reformas y un mejor futuro para sus hijos. Infeliz y martirizado pueblo, cuyos hijos, jóvenes, mujeres, niños y viejos, tienen que huir en balsas para otras tierras, en busca de un poco de paz y felicidad. Y perverso, malvado y cobarde el gobierno que obliga a sus ciudadanos a morir por pedir lo que les pertenece.

La historia lo que demuestra es que la represión conduce a una reacción y, a más represión habrá una reacción que ira escalando, hasta que se destruya y se haga polvo la dictadura y sus testaferros. La respuesta a la fuerza es la otra fuerza que se le enfrenta. Y esa fuerza que se enfrenta en Cuba, tiene la verdad y la civilidad para alcanzar el total apoyo del pueblo y de la comunidad internacional.

Hay tiempo aún para el diálogo y las conversaciones. Ese es el único camino para sacar a Cuba del marasmo, la miseria, la desesperanza y el descalabro en que se hunde.

La mano está tendida. Y lo que se pide, libertad para todos los presos políticos, cambios estructurales, reformas y participación de todos los ciudadanos en la real conducción del país, con transparencia y honradez.

Si se quiere acabar con la corrupción, la vagancia, la indiferencia y el descontrol, hay que, de verdad, cambiar lo que haya que cambiar.

Nuevamente digo que la mano está tendida. Será de absoluta responsabilidad del gobierno cubano lo que ocurra, si continúa en la arrogancia de los imbéciles y la represión terrorista de los cobardes, contra un pueblo totalmente desarmado.

Es necesario que nosotros, los del desarraigo y del destierro, tengamos todas las vías posibles de comunicación con nuestros hermanos en la isla, para recoger y hacer llegar la información rápidamente, a los organismos y organizaciones internacionales y, a los gobiernos de los países en que vivimos.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá

Google search

Google