Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

martes, 23 de marzo de 2010

CUBA: LECCIONES DEL LABERINTO Y EL MINOTAURO (IV PARTE Y FINAL)



5) El Líder, sus promesas, sus planes reales y ocultos y el resultado.

Me decidí por llamar a esta serie lecciones del laberinto y el minotauro, por inevitables asociaciones que tiene esa leyenda con la situación actual de Cuba. La realidad de Cuba es que, Fidel Castro ha construido un verdadero laberinto. Hay tantos problemas, que no se sabe por dónde empezar y cómo salir de la actual situación. Por mucho que se piense en una salida, realmente no se ve en el actual horizonte. Y allí esta ese poderosísimo Minotauro llamado Fidel Castro, armado hasta los dientes, que no acepta ninguna solución pacífica para salir de ese terrible laberinto, que ya tiene 51 años. Pero además, la realidad de la isla es tan difícil, que no se sabe por donde comenzar ahora ni en el futuro, y cuales serían los medios a nuestra disposición.

La lucha guerrillera y la toma del poder por Fidel Castro, fue un hecho muy fácil y muy rápido, si se compara con lo que pasó en Nicaragua, que tardó 17 años (1962–1979); lo que pasa en Colombia, con cerca de 50 años de intentos o lo que pasó en Perú, Guatemala, El Salvador, Venezuela, Bolivia, donde los guerrilleros jamás llegaron al poder, para felicidad de sus pueblos. En sólo 2 años y 28 días, la guerrilla castrista llegó al gobierno. Durante ese periodo de lucha de los Mau Mau –como se conocía a los rebeldes – Fidel Castro tiró una ráfaga de ametralladora contra el cuartel de La Plata y un disparo contra un joven militar, cuando la ofensiva del Ejército contra las posiciones de la guerrilla. Fueron los únicos disparos que tiraría en toda su “heroica” historia en la Sierra Maestra.

En Playa Girón, cuando todo había terminado, tiró un cañonazo contra un barco que ya había sido puesto fuera de combate. Pero salió en la “foto” que recorrió el mundo: Fidel Castro desmontándose de un tanque. Mandaría a miles de personas a luchar en “sus guerras”, pero jamás participaría en ninguna de ellas. Ahí están los nombres: Argelia, Congo, Bolivia, El Salvador, Guatemala, Venezuela, Perú, Dominicana, Nicaragua, Vietnam, Angola y Etiopía. Por él murieron miles de oficiales y soldados, y decenas de miles fueron heridos y hoy se encuentran mutilados y en la miseria, sin ninguna atención por parte del “líder” que los mandó al matadero.

En los anteriores artículos de esta serie, he expuesto las razones de esa captura del poder en tan poco tiempo.

La mayoría de los jefes guerrilleros y los propios guerrilleros que llegan al poder con Fidel Castro, son campesinos analfabetos o semi analfabetos, salvo excepciones y, por consiguiente, no tienen la menor idea de a dónde se dirige su líder. Tampoco los sectores del pueblo que le apoyaron, conocen el futuro. Pero… ¿conoce acaso el líder hacia dónde va? La historia de estos 50 años, ha demostrado con toda crueldad, que él no tenía ni la menor idea de a dónde marchaba. Lo único que él sabía, es que quiere implantar un sistema, mezcla de fascismo y comunismo, que le permita mantener el poder por los siglos de los siglos. Y sí sabe, porque se lo mandó a decir en un mensaje a Celia Sánchez, que para lograr eso, tiene que botar a los americanos y a los cubanos ricos. Lo que pase después, él no lo sabe. Tratará durante muchos años de ir inventando lo que se le ocurra, al fin y al cabo, el es el dueño absoluto de todo, desde la más vieja o nueva maquinaria, hasta el último hombre, mujer, joven o niño de su país.

Lo que sí sabía también, era que tenía que aplicar a fondo la oratoria que aprendió con los jesuitas, y sacar su arsenal de promesas y mentiras para los pobres, para tener éxito en su cometido.

Él sabía que el apoyo de la sociedad cubana era para reestablecer la democracia y sus instituciones, la Constitución de 1940, al mismo tiempo que se trabajaba por mejorar las condiciones de vida de cerca de un millón de cubanos, sobre todo obreros agrícolas y campesinos sin tierras.

Él sabía que ese pueblo era anticomunista y que no apoyaría esos planes de instalar el comunismo en nuestro país. Por eso, se aplicó a fondo con su disciplina jesuita y su mochila llena de promesas y mentiras, para transformar a ese pueblo. Y lo logró, al menos con la mayoría de la población, que no sabía en realidad las abominaciones del camino, ni cuan larga sería esa marcha.

Al menos, la primera parte de su gran sueño – ser famoso y poderoso – ya lo había alcanzado, aunque pronto se daría cuenta, que esa islita le quedaba chiquita. Tenía que escribir una página en la historia del mundo. Esa era la segunda parte de su obsesivo-compulsivo sueño. Ya después, aunque todo se desmoronara, nadie podía sacarlo de esas dos páginas.

Y comenzó por la Reforma Agraria, para ganarse totalmente a la masa campesina y, de paso, quitarle el poder a los yankees y a los burgueses nacionales.

El 8 de junio de 1959 dice una de sus grandes mentiras, en una conferencia con un grupo de abogados, para hablar de la reforma agraria, que ya se había implantado:

“Cuando se hace una ley revolucionaria y justa donde el Estado empieza por dar sus tierras a los propios campesinos, donde el Estado, prácticamente, se queda sin tierras – si se exceptúan las destinadas a la reserva forestal o algunas otras con fines de beneficio nacional –, si se hace una Ley Agraria para recobrar incluso muchas de las tierras que le robaron al Estado, si se hace una Ley Agraria también para recuperar las mejores tierras de la nación en manos extranjeras…

(Encuentro con abogados el 8 de junio de 1959. Periódico Revolución)

Resultado de la Reforma Agraria, el Estado cubano se queda con el 67% de las tierras y, con la segunda Reforma Agraria, llega al 80%. Para los campesinos privados quedará un 15% y un 5% para las Cooperativas Campesinas. Hasta hoy, Fidel Castro tiene el 80% de todas las tierras del país.

¿Cómo justificó que el Estado se quedara con las tierras? He aquí su respuesta:

“Había quienes decían: “Pues es muy fácil: repartir toda la tierra.” Incluso hasta aquel momento el concepto más generalizado en el país de cómo hacer una reforma agraria era el concepto de repartir toda la tierra.

Y realmente, hoy vemos con toda claridad que aquella idea era una idea que habría correspondido perfectamente dentro de una sociedad capitalista. Porque en aquella sociedad capitalista era imposible desde todo punto de vista hacer con la tierra, desde el punto de vista técnico y productivo, lo que se puede hacer cuando se emplean con ese fin todos los recursos de la nación. Habría sido además, inicialmente, la más fácil de todas las reformas agrarias: tantos miles de caballerías, tantos campesinos u obreros agrícolas que están sin tierra. ¿A cómo se reparte? ¿A una caballería? No alcanza… Hoy vemos con toda claridad que esta fue la política más correcta que pudo hacerse”. (Discurso Clausura del III Congreso de la ANAP. 18 de mayo de 1967. Este discurso lo recomiendo encarecidamente, para que los lectores vean las elucubraciones mentales, los sueños absurdos y las promesas sin fundamentos de este inveterado utopista).

Él sabía que la distribución que se aprueba en 1959, no era de una caballería, puesto que se iban a dejar 30 caballerías a los dueños. ¿Cómo entonces darles una caballería a los campesinos?

Creo un sistema de miles de empresas agrícolas, cuyas formas organizativas van a ir cambiando de forma incoherente, en el transcurso de los años, hasta llegar a 1994 con las UBPC, (cuyas letras para los campesinos querían decir “La Última Bala Para el Comandante”).

Con una dirección vertical llena de burócratas, que poco conocían de la realidad del manejo agrícola, destrozaron la producción agropecuaria, la producción azucarera y casi toda la producción industrial y los servicios.

Lo que ha demostrado el Estado como dueño de la tierra, ha sido uno de los grandes desastres de la otrora floreciente economía cubana. Durante 50 años, con la ayuda de los subsidios de la ex URSS, con sus políticas equivocadas, provocó la salinización de un millón de hectáreas, deforestando, erosionando, compactando y perdiendo la fertilidad de su suelo. El 50% de las tierras estatales están llenas de marabú. El resultado ha sido un gran éxodo rural, quedando solo el 20% de la población en el campo.

Para el año 2009, según Oscar Espinosa Chepe, “Los porcentajes que brinda la ONE reflejan que los agricultores individuales hasta el cierre de agosto produjeron el 46,6% de las viandas, el 59,3% de las hortalizas, de las cuales el 68,0% del tomate, 87,5% del ajo, 82,0% de la cebolla, 61,8% del pimiento, 55,7% del pepino y así sucesivamente. Cosecharon el 47,8% del arroz, 88,2% del maíz, frijol 71,8%, el 77,5% del tabaco - prácticamente cerca del 100,0% de las hojas de mayor calidad- y el 51,2% del cacao.

En lo que respecta a la ganadería, produjeron el 59,0% de la leche. Al mismo tiempo en sus reducidas extensiones de tierra tienen la mayor existencia del ganado del país, de la siguiente forma: vacuno 53,2%, porcino 52,6%, cunícola 65,5%, ovino 71,5% y caprino 83,6”. (Ver: Oscar Espinosa Chepe. “Los volúmenes de la producción agropecuaria decrecen” 2009-10-26)

¡Y sólo tienen entre un 15-20% de las tierras, incluyendo a las cooperativas!

Durante 1960, por la Ley 851, se autoriza la nacionalización de todas las propiedades norteamericanas en Cuba: centrales azucareros, refinerías, compañía de electricidad, teléfonos, bancos, etc. Por la Ley 890 del 13 de octubre de 1960, se nacionalizan 383 grandes empresas y 105 centrales azucareros, propiedad de empresarios cubanos y, por la Ley 891, se nacionaliza la Banca nacional.

Veamos qué ha pasado con la telefonía en Cuba. La primera conversación telefónica en castellano se realiza en La Habana, en octubre de 1877, apenas 7 meses después de que Alexander Graham Bell recibiera la patente de su teléfono, y el primer servicio telefónico fue inaugurado en la Habana el 6 de marzo de 1882. Las compañías de EE.UU. tomaron a Cuba como un importante lugar de ensayo de sus tecnologías y ya a fines de 1953, la cifra de teléfonos instalados era de 140,000, 464 los circuitos de larga distancia nacional entre poblaciones, y 39 los circuitos de larga distancia internacional entre Cuba y el mundo. Ya para 1958, Cuba ocupaba el 3er. lugar por el número de habitantes con teléfono, con 28 habitantes por teléfono, superada solo por Argentina con 17 y Uruguay con 25.

Según un reporte de la Agencia EFE del 11 de marzo de 2004, “El último balance presentado por el Ministerio de Informática Y Comunicaciones, hoy en día hay en Cuba 6,37 teléfonos (fijos) por cada 100 habitantes y el objetivo sería conseguir a medio plazo que este ratio subiera hasta 20 en La Habana y 14 en el resto del país.”

Espinosa Chepe escribe, en 2006: “De acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano (IDH) confeccionado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Cuba se encuentra entre los últimos lugares del mundo en cuanto al acceso de sus ciudadanos a Internet y la telefonía móvil; muy por detrás de naciones tan pobres y subdesarrolladas como Mongolia, Viet Nam, Namibia, Swazilandia, Haití y otras muchas”. (Ver: Oscar Espinosa Chepe: Cuba: Situación Actual y Perspectivas para el Futuro. Disidente Universal. org)

Desde 2008, la situación ha cambiado algo en telefonía celular y ahora hay más de 300,000 móviles en manos de la población, aunque es una cifra ridícula para los más de 11 millones de habitantes. Y los precios de este servicio, pueden ser los más caros del mundo.

Observen lo que dijo F. Castro en Camaguey sobre la libertad de prensa y las libertades en general en Cuba, el 4 de enero de 1959: “Libertad de prensa hay ahora, porque sabe todo el mundo que mientras quede un revolucionario en pie habrá libertad de prensa en Cuba (APLAUSOS). Quien dice libertad de prensa, dice libertad de reunión; quien dice libertad de reunión, dice libertad de elegir sus propios gobernantes libremente (APLAUSOS). Cuando se habla del derecho de elegir libremente, no se refiere solo al presidente o a los demás funcionarios, sino también a los dirigentes; el derecho de los trabajadores a elegir sus propios dirigentes (APLAUSOS). Cuando se habla de un derecho después de la Revolución triunfante, se habla de todos los derechos; derechos que son derechos porque no se pueden arrebatar, porque el pueblo los tiene asegurados de antemano”.

Y miren lo que hizo: El 13 de mayo de 1960, toman el Diario de la Marina y comienza el proceso de desaparición de la prensa independiente, así como la radio, los circuitos de cine y la televisión. En Cuba en la actualidad hay 3 periódicos, el Granma, del PCC, el Juventud Rebelde, de la UJC y el Trabajadores, de la CTC, todos dirigidos por el CC del PCC.

El 4 de diciembre de 1962, se nacionalizan todas las peleterías, tiendas de ropa y ferreterías.

En tres años, Fidel Castro tuvo en sus manos casi todas las tierras, toda la industria, parte del comercio, el transporte, las comunicaciones, la prensa radial, escrita, televisiva y el cine, y

todas las escuelas, institutos, escuelas de comercio y las universidades. En 1968, con la Ofensiva Revolucionaria, acabaría con todo lo que quedaba de propiedad e iniciativa privada en el país, incluyendo a los pequeños timbiriches que vendían bocaditos de puerco en las calles de las ciudades.

Tiene también a todo el pueblo enjaulado en los CDR, a los trabajadores en la CTC, a las mujeres en la FMC, a los campesinos en la ANAP, a los jóvenes universitarios en la FEU, a los adolescentes en la UES, a los niños en la UPC. Junto a estas organizaciones, ha ido creando desde 1960, a las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), que será la base del PURS y del Partido Comunista de Cuba, y a la Unión de Jóvenes Comunistas. Y para finalizar, a las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), brazo para-militar al servicio del Estado.

Todo está atado y bien atado. De ahora en lo adelante, podrá hacer lo que él quiera, porque todo el mundo lo seguirá y, el que no quiera, será obligado a seguirlo o tendrá sus tres preferidas tazas de caldo: el exilio, la cárcel o la muerte.

Han sido tres años en que la sociedad cubana vivió en un remolino, en una espiral de acontecimientos y, ya ni ella misma se reconoce.

Citar todas las mentiras que este hombre le dijo al pueblo de Cuba, es casi imposible en este trabajo. Además de la que hemos visto, miren esta joya de la perversidad:

“…Quiero aclarar aquí que yo no soy comunista, porque estoy seguro que lo primero que van a querer decir después de esta campaña es que nosotros somos comunistas. Mi ideología política es bien clara. Nosotros antes que nada sentimos los intereses de nuestra Patria y de nuestra América, que es también una patria grande. …establecer regímenes de independencia social dentro del más amplio cuadro de libertades humanas, por encima de todo.”

Lo dijo también en su visita a los EE.UU: “I am not a communist and neither is the revolutionary movement”.

El 8 de mayo de 1959 decía en una comparecencia: "¿Es que alguien pueda pensar que encubrimos obscuros designios? ¿Es que acaso pudiera alguien afirmar que hemos mentido alguna vez al pueblo? ¿Es que acaso pudiera alguien pensar que somos hipócritas? ¿Entonces, cuando decimos que nuestra revolución no es comunista, por qué ese empeño en acusar a nuestra revolución de lo que no es? Si nuestras ideas fuesen comunistas lo diríamos aquí"

Como ya vimos en esta serie, era comunista desde sus tiempos de estudiante en la Universidad de la Habana.

El 18 de abril de 1961, después de Playa Girón, por fin lo dijo: “Soy marxista-leninista, y lo seré hasta el ultimo día de mi vida”

En una entrevista Ante la Prensa:

Periodista: ¿Y cuál será la totalidad de esas ejecuciones?

“En ningún caso el número de criminales creo que pase de 400 los sancionados a la pena capital.”

Los Archivos de Cuba, tienen registrado hasta ahora cerca de 4 mil asesinados en los primeros años.

”…habrá libertad para los que hablan a favor nuestro y para los que hablan en contra nuestro y nos critican” –Fidel, 1° de Enero, 1959 en Santiago de Cuba.

Por las cárceles cubanas han pasado decenas de miles de presos políticos, buscando las “libertades” que F. Castro prometió. F. Castro reconoció en una ocasión en los años 70, que tenía 70 mil en las cárceles. En los años 60, era el triple de esa cantidad.

Este hombre prometió en un discurso en La Habana en 1962 “En diez años tendremos un nivel de vida superior al de los Estados Unidos”. En 1958, los sueldos en Cuba colocaban al país en el octavo lugar en el mundo. Ahora, los trabajadores cubanos son los peor pagados no sólo en América, sino en el mundo, si se exceptúa al África.

En otra ocasión dijo que produciríamos más leche y queso que Holanda. Hoy, los niños cubanos no tienen leche fresca, se les entrega leche en polvo importada de otros países y, se les da hasta los 7 años.

En la clausura del III Congreso de la ANAP, el 18 de mayo de 1967, dijo: “¿Faltará el café en las montañas? No, no; el café será un subproducto de los bosques en las montañas. El bosque será lo principal. Nosotros aspiramos que llegue el día en que le podamos llevar al campesino que esté allí en las montañas —y ese día no está lejano— todo lo que necesita, hasta la vianda; decirle: Usted no se ponga a sembrar plátano ahí en esa falda de esa loma, le vamos a llevar el plátano todos los días allí, las tiendas van a estar abastecidas de las viandas, todos los granos, todo lo que necesiten; usted es productor de café y, además, de maderas preciosas, usted cuida sus árboles… Llegará el día en que no se verá un bohío miserable en nuestro país… Algún día todos nuestros campos estarán electrificados, algún día todos nuestros campos estarán llenos de pueblos, donde tendrán agua corriente, electricidad, cocina de gas; en que los muchachos no tendrán que caminar dos kilómetros, irán a la escuela desde por la mañana, y allí tendrán el desayuno, el almuerzo, la comida; se pasarán el día en la escuela, regresarán a la casa por la noche; la batea se acabará; la cargadera de agua se acabará (APLAUSOS); la velita y el farol se acabarán; la vida de los niños será mil veces mejor; la vida de las mujeres será incomparablemente mejor… El camino para resolver ese problema se lo voy a explicar, es sencillo, es fácil. Llegará el día en que ese individuo salga corriendo cuando pase el carro de la leche diciendo: “Oye, no me dejes la leche aquí.” ¿Saben por qué? Les voy a decir por qué. Llegará el día en que las frutas, los vegetales, hasta la leche se distribuirá gratuitamente a todo el pueblo (APLAUSOS)”.

Promesas, promesas y promesas. En 51 años de promesas, el país, su agricultura, su ganadería, su industria azucarera y sus sectores industriales y de servicios, han prácticamente desaparecido. El azúcar, el café, el pollo, los vegetales, la leche, o sea casi toda la alimentación se importa con una erogación de cientos de millones de dólares, casi todo comprado en los almacenes de su vecino imperialista que los bloquea y, al que han combatido por medio siglo, para nada.

Voy a parafrasear al Almirante de Todos los Mares y Oceanos: Fidel Castro es la estafa más grande, que ojos cubanos han visto jamás.

Ahí está el laberinto, cayéndose a pedazos y el viejo Minotauro casi muriéndose, pero no deja a nadie intentar una salida.

Un abrazo

Asdrúbal Caner Camejo

Representante del PSC

en Canadá.

Google search

Google