Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

lunes, 23 de abril de 2007

SANTIAGO DE CUBA, REBELDE OTRA VEZ

Las noticias que recibo de Santiago de Cuba, no podrían ser peores. Desde el mismo principio del castrismo, la dirigencia del Gobierno le prestó una importancia singular, como elemento propagandístico de la Revolución. F. Castro la cortejeo como a ninguna otra ciudad del país. Creó Museos, Plazas y Escuelas que recordaban “sus proezas” y le dio el título de Ciudad Héroe de la República de Cuba.
Todo discursos y propaganda. Palabras, palabras y más palabras.
A partir de una donación de Nikita Khrushchev, comenzó a construir los edificios rusos, verdaderas cuevas de hormigón armado, donde fueron a parar los sin casa de la ciudad. Con el tiempo, esos barrios se han convertido en verdaderos Guetos, donde se hacinan miles de familias y sus descendientes.

Entre los años 1960- 1980, la provincia conoció del hambre y las miserias. En una visita a la ciudad, en algún momento después del fracaso de la Zafra del 70, F. Castro se enfrento con mujeres airadas, que se levantaban las faldas, para mostrarle que no tenían bloomers.
Solo en los años 80, la situación mejoró en cierta medida. La apertura de los mercados campesinos e incrementos de las producciones agrícolas, suavizó la situación de la alimentación.
Pero, en los años 90, comenzó una crisis que aún no termina. Han cerrado diversas fábricas, entre ellas, el coloso de la provincia, el Combinado Textil, con 7,000 trabajadores, que se suponía debía producir 80 millones de metros cuadrados de tela y, que la más alta que logró, fueron 16 millones, 3 de ellos de primera calidad. El resto, bagatela pura. Hoy, trabaja la planta mecánica, con unos 169 trabajadores.
La construcción de viviendas está en crisis. Las calles de la ciudad están destrozadas. El centro histórico ha perdido cientos de viviendas de los Siglos XVII, XVIII y XIX. Y siguen desapareciendo.
La situación del abastecimiento del agua es supercrítico. Son cientos de miles de personas cargando agua, de fuentes lejanas a sus casas, porque, más del 60% de las tuberías están rotas. Los edificios están sobrecargados de barriles de agua, incrementando un peso peligroso a esos viejos edificios. Una botella de agua cuesta 1 peso. Los mercados y tiendas “del Pueblo”, están vacías. Escasos son también los alimentos de las shopping. El hambre campea por sus respeto y las miserias se expanden con alas de auras tiñosas. La peste a excrementos en los hospitales es insoportable. Los enfermos tienen que llevar sábanas, bombillos, toallas o paños para secarse, las pocas veces que entra el agua. Son escasas las medicinas, los médicos y las enfermeras: están en misiones o se han ido del gremio.

Miles de personas en las calles, buscando la bolsa negra. Comprando y vendiendo. Los ancianos, desde la noche anterior, hacen colas, acostados en el suelo, en la Cafetería El Tráfico y otras de la ciudad, para, al otro día, a las 12, tomarse una sopa acuosa y sin sustancia. Los pobres ancianos, deambulan por las iglesias para comer algo. Venden los cigarros – los que no fuman – o piden limosnas en las calles, abarrotadas de gentes desesperadas.
Cada día la protesta va creciendo. Dicen en las calles, a voz en cuello, lo que piensan. La Policía tiene miedo. Ya no se meten. Dejan a las gentes con sus cóleras profundas.
No hay transporte. A una persona que conozco, que fue a ver un hermano, que se muere en un apestoso hospital, lo tuvieron que buscar en Holguín, en un camión de vacas. Pagó US$100 ida y vuelta
Las motos son las guaguas de Santiago. Cobran por Km. Mientras la Seguridad y la Policía les caen atrás a los motoristas, para chantajearlos: o se hacen chivatos o pierden las motos.
Los Hoteles de turismo de Baconao, Bucanero y otros, son bunkers lejanos para los cubanos. Con familiares hospedados alli, no los dejan pasar. Tardan horas para localizar a sus seres queridos, que tienen que salir hasta los puntos de control, para verlos.
El robo es general en las empresas del Estado y, con ello, el descontrol y los faltantes van en una espiral inmanejable.

Así está la ciudad. Imaginen los pequeños pueblos de los alrededores
El Cobre, El Caney, Chivirico, La Plata, San Luis – donde se han producido serios conatos y protestas – La Maya, Songo.
Son 6,343 Km. cuadrados de dolor, angustias y sufrimientos, que en cualquier momento estalla.
Y ese es el gran miedo de la Nomenklatura. Por eso han movilizado a miles de reservistas y militares. Por eso, han mandado a buscar a los oficiales y tropas que están en Venezuela.
F. Castro sabe, que cuando Santiago se levante, toda Cuba se levantará como un solo hombre.
Y Santiago está ahora rebelde otra vez. Ya ha esperado demasiado.
Sobre el Gobierno y su desvergonzada política de hambre, caerá la responsabilidad por un baño de sangre, que ya está tomando forma abierta o secretamente.
Mientras todo este caos de miseria, hambre y pobreza tiene lugar en la ciudad y la provincia, el miserable megáfono del Partido, el Sierra Maestra, tiene hoy los siguientes titulares:

El Hambre: enemigo brutal de la niñez en el Mundo
La Democracia en el sistema electoral cubano
El Partido y Fidel: Artífices de la Revolución

Al cinismo y la doblez, le queda poca tinta.

Un abrazo.

Asdrúbal Caner Camejo
Representante del PSC
en Canadá

Google search

Google