Campaña

Search

Cargando...

Blog Archive

Contenido

Un sitio de reflexiones maduras, serenas y objetivas sobre la problemática de Cuba y su futuro posible. Puntos de vista sobre Literatura, Economía, Política, Sociedad, Historia y Cultura, así como sobre el exilio cubano en todo el mundo.

Asdrubal Caner

Asdrubal Caner
Escritor y Poeta

Blog Archive

Post for e-Mail

Enter your Email


Preview | Powered by FeedBlitz

comentarios


es temprano,siga leyendo

jueves, 22 de marzo de 2007

EL SISTEMA DE PARTIDO ÚNICO (IV)

La historia de los Partidos Políticos en Cuba desde 1902 hasta 1958, es la historia de la creación, fusión o desaparición de esas fuerzas como reflejo de la convulsionada historia política de nuestra República.
En 1925 surge el Partido Comunista de Cuba, luego Unión Revolucionaria Comunista y finalmente Partido Socialista Popular.
Para 1940 existen nueve partidos que pactan y negocian los capítulos de la Constitución de la República, luego de un periódo de dictadura e inestabilidad social y política del país.
En 1934 surge el Partido del Pueblo Cubano Auténtico que dio dos presidentes, Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarras entre 1942-1952. En 1947, Eduardo R. Chivás funda el Partido Ortodoxo como un desprendimiento del Partido Auténtico, ante los hechos de corrupción y bancarrota de la credibilidad del partido de Grau San Martín.
En 1958 hay tres grandes partidos: el Partido Ortodoxo, el Auténtico, el Demócrata y varios partidos pequeños, incluyendo al PSP, ilegal. Fulgencio Batista crea un Partido para postular a su designado, Andrés Rivero Agüero, que en las fraudulentas elecciones de ese año, es “elegido” Presidente, aunque no tuvo tiempo a ejercer como tal, por el triunfo armado de Fidel Castro. Los partidos mayoritarios no se inscribieron para esa farsa electoral ni apoyaron esas elecciones

Al triunfo de Fidel Castro hay un enorme descrédito de los partidos tradicionales, aunque los Partidos mayoritarios apoyaron la lucha de las organizaciones guerrilleras, y algunas de sus figuras formaron el primer Gobierno Revolucionario.
¿Por qué Fidel Castro entonces, no reconoce a esos Partidos y, por el contrario, los ilegaliza, a pesar de haber dicho públicamente otra cosa?
En el programa “Ante la Prensa” televisado el 9 de enero de 1959, prometió convocar a elecciones generales al declarar ...

“Tendremos elecciones generales en un plazo de 18 meses más o menos. Los partidos políticos se organizarán dentro de 8 o 10 meses. En los primeros 5 meses de la Liberación es un crimen meter al pueblo en política. Es mejor trabajar febrilmente para reconstruir la patria. Hay que normalizar el país por encima de todo. Pocas veces se han producido revoluciones en Latinoamérica que no sean simples golpes de Estado”

En realidad, en la febril y tenebrosa conspiración de la fortaleza de La Cabaña, con Favio Grobart y el Che Guevara, la suerte de los partidos cubanos fue sellada: desaparecerían.
Es por eso que, al año siguiente, el 1º de mayo de 1960, en el discurso pronunciado en la Plaza Cívica, Fidel Castro dijo:

“Nuestros enemigos, nuestros detractores preguntan por elecciones... Incluso algún gobernante latinoamericano ha declarado recientemente que sólo se debía admitir en la Organización de los Estados Americanos aquellos gobiernos que fuesen producto de un proceso electoral... Como si el único procedimiento democrático de llegar al poder fuese el procedimiento electoral”.

Desde 1960 comienzan los secretos conciliábulos entre Fidel Castro, Blas Roca, Carlos Rafael Rodriguez, Juan Marinello (PSP) y los Comandantes Faure Chomón Y Rolando Cubelas (DR13 de Marzo) para fundir esas organizaciones en las ORI.
Quiero recordar que el Partido de los comunistas cubanos condenó el asalto al Moncada en 1953 como "actividades golpistas y aventureras de la oposición burguesa" En 1959, tras todas esas reuniones, el PSP se adhirió y subordinó al Comandante en Jefe.

El 26 de marzo de 1962, finalmente se forma el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), de ideología comunista, bajo la dirección de F. Castro.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos, comenzó a recibir quejas e informaciones de las masivas violaciones de los derechos humanos desde enero de 1959. En su Informe del 26 de marzo de 1962, hace un resumen de todos esos tres años y plantea:

La Ley Fundamental (aprobada el 7 de febrero de 1959 por el nuevo Gobierno Revolucionario y basada en la Constitución de 1940), Artículo 97, “establece para todos los ciudadanos cubanos como derecho, deber y función, el sufragio universal, igualitario y secreto”, pero prohibe su ejercicio a “aquellos ciudadanos que como consecuencia de su actuación pública y de su participación en los procesos electorales de la tiranía, hayan coadyuvado al mantenimiento de la misma”, conforme a su Disposición Única de la Sección Primera del Título Séptimo. Además de reconocer el derecho al sufragio, en el derecho interno cubano, con la salvedad indicada, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba ha firmado la Declaración de Santiago de Chile, cuyos Artículos 2 y 3 dicen respectivamente: “Los Gobiernos de las Repúblicas americanas deben surgir de elecciones libres”, y “la perpetuación en el poder, o el ejercicio de éste sin plazo determinado y con manifiesto propósito de perpetuación, son incompatibles con el ejercicio efectivo de la democracia”.
Se ha informado a la Comisión que no solamente no se han convocado a elecciones universales desde la fecha en que asumió el poder el actual régimen de Cuba, sino que además, las condiciones requeridas para crear un clima electoral propicio son inexistentes, pues los miembros más destacados de los partidos Auténtico, Demócrata y Ortodoxo, aunque no participaron en las elecciones de 1954 y 1958, “no obstante la caída del régimen que combatieron, no les ha sido posible incorporarse a la función pública, viéndose obligados a mantener el más absoluto silencio respecto de las medidas de gobierno, no estándoles permitido disentir públicamente de ellas, ni organizar los partidos políticos de sus respectivas militancias”. Alégase que el Gobierno de Cuba, “suprimió los partidos políticos, con la sola excepción del Partido Socialista Popular y que aquella manera de obrar evidenció más tarde su propósito de dejar en la vida política de la Nación una sola organización: fue la creación del Partido Único de la Revolución Socialista, del cual no se puede discrepar pues es un delito contrarrevolucionario”. En este sentido se indica a la Comisión que “son todos los cubanos, los que carecen actualmente de esa posibilidad (actividad política) a no ser que militen en el Movimiento 26 de Julio o en el Partido Socialista Popular”.

El 3 de octubre de 1965 culmina todo este proceso, con la presentación del nuevo Comité Central y el nuevo nombre del único partido, el Partido Comunista de Cuba, lleno de Comandantes, otros militares y los viejos dirigentes del PSP.

En octubre, mes de triste recordación para los cubanos, por los ciclones y huracanes sobre la isla, fallecen, bajo el más devastador y largo de los huracanes que ha tenido Cuba, los partidos democráticos de la República de Cuba.
Se cierra así, el ciclo de liquidación – planeado en La Cabaña – de las libertades civiles, humanas y políticas y, el conjunto de derechos humanos, aprobados en la Constitución de 1940. Se abre, a su vez, la más tenebrosa y traumática época que ha conocido el pueblo de Cuba.
Y la tragedia no termina.

Un abrazo

Asdrúbal Caner Camejo

Google search

Google